Fotogenias de una ciudad deshuesada

Por JOSÉ PAJARES IGLESIAS.— “(…) Sólo hay que asomarse a la ventana con el café recién hecho en la mano (cortesía del INEM) y observar a la viandancia hormiguear calle arriba, calle abajo. Son menos cada vez. (…) Cómo explicar que vamos a dedicarnos al ‘dolce far niente’ (…)”.