Miramientos / 3

Por TOMAS SÁNCHEZ SANTIAGO.— “En el pueblecito gallego, el amigo que me hace reparar en el letrero de un comercio. Domina la fachada y dice en letra generosa: DESDE 2012. O sea, desde anteayer. No deja de ser un buen ejemplo sobre lo efímero de estos tiempos en los que fundar y clausurar son a menudo acciones consecutivas que se dan la mano”. / Con ilustración de Santos M. Perandones.

Lilya forever

Por VICENTE MUÑOZ ÁLVAREZ.— Crudísimo, descarnado y real como la vida perra, este filme de Lukas Moodysson es un descenso al infierno de la prostitución y un alegato nada complaciente contra la explotación sexual y la violencia de género, que por su objetividad acongoja y pone los pelos de punta.

Pelos

Por ANTONIO BERMEJO PORTO.— “Mención aparte merece el pelo en el pecho –tradicional símbolo de virilidad– sobre cuyo atractivo para las chicas no hay acuerdo posible. La mayoría dice que les horroriza, pero tras esa declaración casi universal, muchas entrecierran los ojos para insinuar que bueno, que un poco no está mal. Así que no hay manera de saber si gusta o no.”