Unidad del dolor

Por VÍCTOR M. DÍEZ.— Que un hospital público como el de León decida cerrar la unidad del dolor en verano “es tortura” y supone “abocar a esos enfermos y sus familias y amigos a uno de los espectáculos más denigrantes que se pueda imaginar: morir retorciéndose, desear morir”.

Si no sabes qué hacer, pues no hagas nada

Por MIGUEL MUÑOZ.— El director de la compañía Zanguango Teatro critica en este artículo cómo “la administración y su casta de funcionarios aburocratados se arrogan el derecho de decidir qué es la cultura en cada lugar, contando lamentablemente con la complicidad de muchos de nosotros, agentes o bufones culturales”.