La victoria tendrá que esperar (y V)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por JM LÓPEZ/AFP
(Texto & Fotografías)

Después de pasar dos temporadas en el último medio año en Siria, el fotógrafo JM López vuelve a Alepo para seguir contando al mundo con sus imágenes (y sus artículos) cómo se desarrolla la guerra que asola desde hace tiempo al país árabe. Éste es su último reportaje antes de su vuelta a España.

Con el asesinato la semana pasada de Kamal Hamani, miembro destacado del Consejo Militar Supremo del FSA, a manos del grupo radical denominado Estado Islámico de Irak y Levante, se pone de manifiesto una vez más el enfrentamiento entre las distintas facciones que combaten en Siria contra el régimen de Bashar al-Assad, al mismo tiempo que se da otro paso hacia el precipicio.

El FSA (Free Syrian Army) esta compuesto en su mayoría por desertores del ejército regular y voluntarios que en su día decidieron dejar sus estudios y oficios anteriores para unirse a la revolución. Posteriormente la pasividad de la comunidad internacional para intervenir en el conflicto provocó la formación de grupos radicales islámicos, tanto dentro de Siria como venidos de fuera que, finalmente, han manifestado su lealtad a Al-Qaeda. A estos hay que sumar los combatientes kurdos del YPG (Unidades de Protección Popular) que pretenden conseguir un estado autónomo dentro del país. Todos ellos luchan con un objetivo común, pero tan pronto son aliados como enemigos.

A estas desavenencias en el plano militar cabe añadir otras tantas en el plano político de la oposición, con una Coalición Nacional Siria dividida que está provocando que los apoyos exteriores y el envío de las armas prometidas no acaben de llegar.

Por su parte, el régimen ya no esconde su afinidad con la milicia libanesa chií Hezbolá, considerada por EEUU como un grupo terrorista, y fue con la ayuda de 5.000 de sus combatientes como consiguió recuperar la estratégica ciudad de Al Quseir el pasado mes de junio.

Mientras ahora los esfuerzos del ejército se centran en la localidad de Homs, en Alepo ninguno de los dos bandos parece ganar terreno. Los rebeldes han comenzado una ofensiva para tomar los barrios de Salaheddine y Rashidin, el primero es emblemático porque fue aquí donde empezó la batalla para conquistar la ciudad hace ahora un año y el segundo es vital por estar situado en la carretera que comunica Alepo con Damasco.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: