Rebeldes con causa y gente sin escrúpulos

Por JESÚS SUÁREZ

En 1955 Nicholas Ray dirigía ‘Rebelde sin causa’, espléndida película que elevaría a lo más alto el brillante y efímero estrellato del que disfrutó James Dean y que se convirtió en el símbolo de una época. La historia mostraba eficazmente el conflicto generacional entre padres e hijos; los padres, que habían sufrido las miserias de la Gran Depresión y la crudeza de la II Guerra, no comprendían la rebeldía de sus hijos.

A los jóvenes de hoy, cuyo futuro es sombrío, les sobran los motivos para la rebeldía, el escepticismo y el desencanto. Esa rebeldía se puede canalizar de muchas formas, todas en principio igualmente respetables, desde el 15-M a las macrofiestas al ritmo del DJ de moda. Lo comento porque, a raíz de la tragedia del Madrid Arena que segó la vida de cuatro adolescentes, muchos se empeñan en poner el acento en el exceso del alcohol, los peligrosos devaneos con las drogas o el efecto expansivo de las redes sociales. Es decir, que nuestros hijos no se divierten de una manera correcta. Pero la realidad es mucho más tozuda, y sobre todo más terrible: un espacio como el Madrid Arena no tenía ni capacidad ni condiciones para cubrir un evento de esas características. Así de simple.

Los padres nunca vamos a comprender totalmente a nuestros hijos, entre otras razones porque nos movemos en espacios y bajo criterios diferentes. Pero tampoco creo que sea absolutamente necesario. Ese mensaje de que hay que ser amigo de los hijos no deja de ser una tontería por mucho que se repita. Yo seguiré queriendo a mi hija Julia aunque me horroricen Juan Magán o Cali & Dandee. Los conflictos generacionales son tan antiguos como la Humanidad y lo primero que debe hacer un vástago es afirmar su autonomía frente a sus progenitores.

No desviamos la atención: los culpables del drama que ha destrozado a cuatro familias están muy claros: los que querían enriquecerse a cualquier precio y los que lo toleraron, por acción o por omisión. La prueba más evidente, más allá de las irregularidades que ya han salido a la luz, es que la alcaldesa de Madrid ha decidido que no se vuelvan a alquilar espacios municipales. Es muy triste que Katia, Rocío, Cristina y Belén hayan tenido que morir para que se cumpla la Ley y el sentido común.

 

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .