Los jodíos chinos

Cadena_montaje_fabrica_china

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

Según mis fuentes, Ortega y Gasset predijo en 1937: “Europa reaccionará cuando la coleta de un chino asome por los Urales”, yo modestamente creo que el maestro dijo o quiso decir “temblará”.

Aunque hoy los chinos ya no llevan coleta, ni sus jefes uñas largas –sino trajes de Armani con la estrella roja cosida de cualquier manera en la solapa– algunos economistas señalan al Imperio Amarillo como el origen de la crisis actual. La razón es su denominado modelo parasitario que crea empresas chinas, empleando a chinos y vendiendo en el resto del mundo productos chinos, fabricados en China, para enviar los beneficios a la Patria, lo que unido a su fuerza exportadora les otorga un excedente de flujo de tesorería (vulgo, pasta gansa) que permite a China financiar sectores y empresas en terceros países, adquirir deuda pública y en suma, comprar el Mundo. Todo se basa en la explotación del chino, claro. Con arroz y patriotismo se fabrican zapatillas Nike último modelo que el pobre operario no sabe sin son para andar o para dormir en ellas.

En el Reino de España, los chinos fueron bien recibidos. Despachaban salsa agridulce en restaurantes tan horteras como baratos y vendían quincalla a veinte duros en establecimientos con horarios amplios. Algunas señoras tuvieron que ser internadas en centros de desadicción.

Hace unos días, la policía española trincó al presunto jefe de una red china de blanqueo de capitales, pues bien, un hostelero karateka llamado Fernando Zhou –que preside una Asociación de Empresarios Chinos en Valencia– después de presumir por trabajar trece horas diarias, siete días a la semana, y no haber estado de baja desde que llegó a España, en 1995, ha largado que hay miedo entre los empresarios chinos, que los chinos no salen de prisión aunque paguen la fianza y que con el despido gratuito el empleado trabajaría más.

Además, las estadísticas recogen un número ridículo de fallecimientos de chinos fuera de su patria, lo que las autoridades de inmigración atribuyen a la reencarnación o transmigración de las almas, o del carné de identidad de unos a otros, pero también podría ser debido a que son inmortales.

Siguiendo a Philip Marlowe después de una aventura con la mafia china, no vuelvo a comer arroz tres delicias.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: