Que vienen los rusos (MGM/UA 1966 y Rusian Pictures 2014)

Península de Crimea.
Península de Crimea.

Hasta hace unos días a mí Crimea me sonaba de la película Las cuatro plumas en que hablan de la carga de la Brigada ligera, cuando Lord Cardigan mandó a su británica caballería a que la descuartizaran los cañones rusos en Balaclava. Quizá por eso yo pensaba que Crimea era más rusa que la ensaladilla.

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

Una aplastante mayoría de crimeos —gentilicio más adecuado según la Real Academia Española que crimeano, que aún tiene peor rima— se siente rusa, nación a la que pertenecieron desde 1783 hasta que la Unión Soviética entró en el programa de centrifugado. Quien especule con la falta de asepsia del referéndum debe saber que en una semana los funcionarios han multiplicado su salario por 2,4 (el nivel ruso) los no funcionarios esperan ganar 3,6 veces más (por el PIB per cápita ruso) los jóvenes tienen acceso a las universidades rusas, las becas se multiplican por 5 y el gas y la electricidad han bajado a la mitad. De los 18.000 militares ucranianos en Crimea, 17.000 van a entrar en el Ejército ruso y 54 de los 67 buques de la flota ucraniana en el mar Negro han izado la bandera tricolor paneslava.

Iván IV el Zar (de César) pasó a la Historia como el Terrible, y Vladímir Vladímirovich Putin parece por su hoja de servicios que quiere figurar como Putin el Invasor. Crimea vuelve a la bahía de la Patria, ha dicho el tío.

La UE a uvas y con la doctrina Sinatra, cada uno a su manera. En Alemania, Angela Merkel, que vino del frío y habla en ruso con el exagente del KGB, excluye la confrontación bélica. No nos vamos a matar por unos eslavos que han pasado de la edad media a la era nuclear por el ciego vado del comunismo. Ni Putin es Hitler ni Crimea Austria ni Ucrania Polonia. El presente Anschluss es un movimiento más de la partida de ajedrez que juega El Imperio Americano y sus sobrinos contra el resto del Mundo, en la que por problemas de tiempo, o de oro, que se dice son lo mismo, le han capturado un peón.

Sin desconocer la violación de Derecho Internacional con comandos y fuerzas paramilitares, he de reconocer que hasta hace unos días a mí la península me sonaba de la película Las cuatro plumas (London Film Productions 1939) en que se habla de la Guerra de Crimea y la carga de la Brigada ligera (Hal B. Wallis and Sam Bischoff 1936, con Errol Flynn y David Niven). La tarde de Balaclava en que Lord Cardigan ordenó a su británica caballería avanzar al paso hacia los cañones rusos para ser descuartizada. Quizá por eso yo pensaba que Crimea era más rusa que la ensaladilla.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .