El carpintero de las palabras

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un nuevo relato en el que el poeta de Mansilla de las Mulas vuelca su mirada y su escucha sobre las gente cercanas y corrientes, en esta ocasión sobre un carpintero de ribera muy especial…

Por TOÑO MORALA

Aquel abuelo había sido un tipo especial; y dolían o hacían sonreír siempre sus palabras. Tranquilo y afable se le veía en el discurrir de los días llenos de historias y de mirada a lo lejos; esas miradas que, con el paso del tiempo, uno va interpretando. Decía muchas veces que su gran oficio había sido el de la “observación”. En el entremientras se forjó como un buen carpintero de ribera allá en tierras del occidente de Asturias, en la ría del Eo. Vivía encima de ella, a unos pocos metros de su orilla. Una vez contó la trastada ingeniosa de dos de sus hijos: era verano y los chavales habían recopilado recortes y maderas varias… se encerraban en el desván de la casa, y mientras su padre trabajaba en el pequeño astillero, ellos estaban haciendo una chalana o bote. A los pocos días la acabaron, y se lo enseñaron a toda la familia… cuando el padre lo vio empezó a reírse a carcajada limpia… les dijo que era muy bonita y grande… y entre más risas… les dijo que cómo la sacarían del desván… ¡Uf… menudo chasco…!

Al final querían desmontar el tejado para sacar el bote… el sabio carpintero de ribera desmontó una pequeña parte y la pudieron bajar de las alturas. El hombre siempre llevaba encima de su oreja un lapicero. Apenas sabía leer ni escribir, y aprovechaba los laterales de los viejos periódicos y algunos recibos por la parte de atrás para sus anotaciones; también, comentan que escribía sobre las tablas que luego remataban los pequeños barcos de pesca que fabricaba; de esa manera decía que a sus palabras las bañaba el mar. Después de años y ya jubilado, seguía llevando su lapicero sobre la oreja. Uno de sus nietos un día le preguntó que por qué lo llevaba siempre, y el abuelo, sonriendo y muy tranquilo, le contestó:

—¡De esta manera… el lapicero está más cerca de la vista y del oído… toma nota… y a veces escribe solo…!

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: