Prosapiens (5)

Por EDUARDO MILÁN.— “(…) La meditación distrae de la carencia material. (…) Distrae del chirrido de las poleas de los que se cargan el capital, dioses de altura otrora, ahora dioses de la evaporación. La búsqueda de otros que no impidan el pensar. Comenzó la caza del pensamiento. Viene la búsqueda de otros que no teman pensar…”