Las pequeñas píldoras de ilusión de TITIRIMUNDI

Por JULIO MÍCHEL.— Titirimundi no descansa. Esta cita con las marionetas en Segovia desde la primavera de 1985, se asomará este año, de nuevo, a las calles de la ciudad para contribuir al despegue de un tipo de arte donde confluyen todos los lenguajes teatrales. Su director, Julio Míchel, lamenta la competencia desleal que desarrolla el teatro Juan Bravo con el festival.