Qué bello puede ser un anuncio

qué bello es vivir

Por JESÚS SUÁREZ

El cine es, ante todo, una forma de contar historias. Algunos lo consideran una industria, otros prefieren verlo como un arte, y muchos creemos que es también una manera de enfrentarnos a la realidad, de resolver las claves que nos plantea nuestra vida. Pero, desde siempre, el cine, sobre todo el buen cine, es mucho más: algo que alcanza lo más profundo de nosotros mismos y nos hacer sentir un mundo de emociones.

‘Qué bello es vivir’, la magistral obra del maestro Capra y quizás mi película favorita, es un buen ejemplo de cómo el cine nos puede poner el corazón cabeza abajo y hacer que nos reconciliemos con el género humano, por muy difícil que pueda parecer en ocasiones. Todos hemos llorado con la película, y todos volveremos a hacerlo, por muchas veces que la veamos y aunque sepamos cuál es el final.

Con el anuncio de Campofrío sucede, en otra escala, algo similar. ‘El currículum de todos’, dirigido por Iciar Bollain, trata de reivindicar lo bueno que tenemos los españoles, pero sobre todo lo que podemos aportar en los momentos difíciles. Algunos han criticado que nos pongamos a presumir del Ave o de que tenemos muchos aeropuertos. Y sí es cierto que tampoco estamos para alardear de los siete Nobel obtenidos, muy lejos no sólo de los casi trescientos de Estados Unidos sino también de los diecinueve de Holanda. Pero sí coincido en el mensaje, los españoles tenemos talento, sabemos hacer las cosas bien y, si queremos, llegamos lejos. Y, de la misma manera que antes no éramos los reyes del mambo, ahora tampoco somos la escoria del Universo.

Y como aprenderá George Bailey en ‘It’s a wonferful live’, lo que hacemos cada día puede afectar, para bien, a muchos de los que nos rodean. Quizás no hay nada nuevo bajo el sol desde que Capra rodara su obra maestra en 1946. La vida sigue siendo dura y difícil, todos podemos caer en la desesperación, pero siempre queda un lugar para el optimismo, un espacio para la sonrisa. Eso sí, los villanos cada vez son menos interesantes. Entre el Potter de ‘Qué bello es vivir’ y los tiburones de las agencias de calificación, me quedo con Potter. Por lo menos parecía humano. Al que no encuentro por ninguna parte es a Clarence. Desde que se ganó las alas debe pasar de los humanos.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .