Las uvas de la ira

uvasdelaira1

Por JESÚS SUÁREZ

El mejor retrato de la terrible crisis que fue la Gran Depresión corresponde al cineasta más grande, en mi opinión, que conocieron los tiempos, el maestro John Ford, que nos regaló esa maravillosa, dura y poética película llamada ‘Las uvas de la ira’. Basada en la novela del mismo título de John Steinbeck, la historia nos habla de granjeros desahuciados y arrancados de sus tierras que vagan a lo largo de América buscando una oportunidad, un trabajo, por lo menos una leve esperanza o la sombra de una ilusión.

Lo peor de las crisis, la de los años 30 o la que nos toca vivir, quizá no sea la pobreza o los recortes. Lo más dramático es la desesperación, la angustia de no vislumbrar la más ligera luz a lo largo de una senda tenebrosa, la angustiosa certeza de que nada va a mejorar. Éste es el escenario al que se enfrentan millones de españoles que buscan trabajo para alimentar a sus familias. Los datos de diciembre, cincuenta mil parados menos, no dejan de ser un espejismo aunque a Montoro se le ilumine el rostro y diga que algo se mueve. Me temo que lo único que se mueve, aparte de la prima de riesgo, son nuestros jóvenes que se dirigen a Alemania.

Porque en este país el único que encuentra trabajo sin problemas es Rodrigo Rato. Tras cebar la burbuja inmobiliaria desde su puente de mando en el Ministerio de Economía en los tiempos del aznarismo, llegó al Fondo Monetario, donde fue incapaz de predecir la tormenta financiera que se avecinaba. De regreso al hogar aterrizó en Bankia y, sin ser el responsable de todos los desmanes, algunas de las decisiones tomadas bajo su Presidencia, como la salida a Bolsa, fueron, por decir algo suave, bastante desafortunadas. Pero ha encontrado un puesto en Telefónica, empresa que culminó su privatización durante su mandato y que mantiene una extraña política de fichajes.

Lo único que tengo claro son dos cosas: que hay parados que merecen mejor suerte y que me voy a cambiar de compañía. Una empresa que contrata como asesor a alguien con las credenciales que tiene Rato no inspira demasiada confianza. Lo que no me extrañaría es que el flamante asesor que han contratado sea capaz de convencerme para que siga en Movistar e incluso para que amplíe mi permanencia. Como muchos españoles, soy un ingenuo.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .