Donde habite el olvido: mapas de una memoria colectiva

 

© Fotografía: Vesna Bolanca.

© Fotografía: Vesna Bolanca.

Por B. CHINASKI GÓMEZ

Dice Milan Kundera que la lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido. Pues bien. El pasado día 26 de abril se libró en Torquemada (Palencia) una batalla. Y las batallas nunca son bonitas, porque siempre hay que empuñar armas que de otro modo jamás empuñaríamos, o jugar con barajas que no son las nuestra a juegos que ni hubiéramos imaginado siquiera. Pero esta batalla del sábado, tenía algo más de mítica que de bélica, pues estaba trazada para, precisamente, sublimar el dolor del olvido y la indiferencia a través de un acto simbólico no exento de carácter artístico y, sobretodo, tribal.

Impulsada y promovida por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia, la acción llevaba a cabo, concebida por el artista plástico Javier Ayarza, quien estuvo presente, consistió en impregnar en el “Hito de la memoria”, situado junto al cementerio de Torquemada, el contorno de las manos de los familiares de los represaliados, dejando así la huella indeleble de quienes guardan el testigo de su recuerdo.

El hito de la memoria es una pieza escultórica proyectada por el propio Javier Ayarza, concebida como un plano en vertical, una especie de mapa de la memoria en el territorio de la provincia, cuyo rastro puede seguirse a través de los dos ríos que la atraviesan, el Carrión y el Pisuerga, que se van cruzando con los distintos puntos que señalan las fosas olvidadas, recuperando así la memoria de esos lugares y de quienes allí aún yacen, a través de tópicos literarios como el vita flumen (la vida como un río que desemboca en la muerte) o el Ubi sunt? (dónde están quienes ya no están), ambos muy presentes en la obra cumbre del poeta palentino Jorge Manrique, experto en la poética de la restitución de la fama y la memoria.

© Fotografía: Vesna Bolanca.

© Fotografía: Vesna Bolanca.

Pero de poco o nada sirve un mapa sin la presencia de quienes puedan transitarlo al natural. El mapa sin el territorio no sirve para nada, pero también viceversa. Por eso al plano hay que mancharlo con la tierra, señalizarlo con las marcas que dejan los cuerpos de quienes lo transitan, untarlo con la grasa de las manos de quienes siguen tocando todavía, los objetos que estuvieron antes y que seguirán estando, mucho después. Por eso la pintura, y los bordes de cada una de las manos de quienes allí estuvieron, vinieron a formar parte del territorio desde el mapa, no sólo para no olvidar los agujeros, sino para, también, formar parte de ellos.

Porque hacer un homenaje es, de algún modo, mancharse las manos con las manchas que dejan las manos de los otros. Porque de otro modo no es posible, a fin de cuentas. Por eso, también, a los pies del “Hito de la memoria”, como piedras concienzudas que crecen al abrigo del mapa del recuerdo (qué mapa no es, al cabo, una radiografía de la memoria), se colocaron cantos de esos mismos ríos, con los nombres de quienes un día estuvieron, para hacer que, de algún modo, sigan estando; que formen parte. Las piedras se plantaron como piedras nombradas, como piedras crecientes, y se regaron con mantillo fértil para que la identidad arraigue, para que la memoria se abra paso en la misma tierra que la oculta y se haga, al cabo, presente. Germinando pétreos nombres propios donde habitaba el olvido, sus memorias de piedras sepultadas. Como un Cernuda ligero como pluma al aire a la que ya no le doliera el mundo.

© Fotografía: Vesna Bolanca.

© Fotografía: Vesna Bolanca.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: