Entre dos aguas

Cancamusa 9. Agosto 2015. © Fotografías: José Ramón Vega.

Cancamusa 9. Agosto 2015. © Fotografías: José Ramón Vega.

El fotógrafo José Ramón Vega y el poeta Víctor M. Díez continúan con su original sección creativa para TAM TAM PRESS. Se titula “CANCAMUSA” y tiene periodicidad mensual. Cancamusa es un término utilizado, con frecuencia, en el mundo de la magia y que viene a significar: dicho o hecho con que se pretende desorientar a alguien para que no advierta el engaño de que va a ser objeto. El mecanismo de la sección consiste en la propuesta, por parte de Vega, de tres de sus fotos, en principio, inconexas entre sí, sobre las que Víctor M. Díez debe escribir, improvisar, armonizar un texto que cree un trampantojo poético. Nada por aquí, nada por allá. Sin trampa ni cartón. ¿Dónde está la bolita? / Aquí va la novena entrega:

Entre dos aguas

Fotografías: JOSÉ RAMÓN VEGA
Texto: VÍCTOR M. DÍEZ

CANCAMUSA (Agosto 2015)

© Fotografía: José Ramón Vega.

© Fotografía: José Ramón Vega.

Hay en el plano general de cualquier playa, entre contados fulgores esculturales, una visión descarnada de la carne que siempre me recuerda la pintura de Lucien Freud. Él habla, al hablar de su pintura, de su deseo de que “la pintura funcione como la carne”. Y en los pequeños cuadros desparramados en la arena, uno puede ver esa turbadora densidad carnal, el sentido matérico del cuerpo, su fuerza táctil. Los escorzos en busca de sombra, los retorcimientos superpuestos: brazos que terminan en piernas, cabezas o pechos discontínuos.

El absoluto de la luz en la planicie, nos reseca la boca. Invocación a Junichiro Tanizaki: lo tenue, el contraluz, la semipenumbra… Elogio de la sombra. Quien mira, busca el abrigo de las rocas, la sagrada arquitectura del chiringuito. Y la larga línea de los cánticos oferentes hacen coctelera en el oído: “Ais crim, bombones helados, glass”; sandías, cervezas, masajes, collares, refrescos.

El oído, esa puerta siempre abierta. Uno puede zambullirse en la lectura de los versos más excelsos en una playa: “el mar, el mar, siempre recomenzando…”, en la traducción de Jorge Guillén del Cementerio marino de Paul Valery. Y, de repente, sentir que la señora de al lado se yergue y, haciendo estrepitosos aspavientos, grita: ¡¡¡Jenifé, hasta el coño na más!!! Bendita mezcla.

© Fotografía: José Ramón Vega.

© Fotografía: José Ramón Vega.

El hombre milimétrico o, mejor, milimetrado, desafía matemáticamente los elementos. Un maestro oriental nos diría: “Fíjate, tal y como doblen la toalla, así harán el amor”. Y, en rigor, nada es mejor ni peor. Hay quien tira sus cosas sobre la arena, sin más. Y algunos otros, parecen medir la relación del meridiano de Greenwich con la esquina de su esterilla. El cuerpo parece, entonces, un reloj solar o un astrolabio. Una mezcla del estudio de da Vinci y la Teoría de la Relatividad. Hay quienes se ponen al sol con una fórmula, como si quisiesen cuadricular la arena. Admirable, esa forma de aunar el azar y la necesidad. En cierta ocasión, vi a un niño doblar la toalla con la exactitud con la que los forenses diseccionan un cadáver. Gosto moito de te ver, leonzinho, caminando sob o sol… (Caetano siempre sirve como antídoto).

© Fotografía: José Ramón Vega.

© Fotografía: José Ramón Vega.

Nadie duerme la siesta dos veces frente al mismo río. Heráclito dixit. Pero el pobre chopo mira la corriente estremecido, doblado de tanto sueño. Suena a sebe, a trucha, a siesta sin muerte, la ribera. A ser más viejo que la orilla del río, suena. El frescor umbrío hipnotiza, adormece en una suerte de rumor, que dice al oído: de puente a puente y tiro porque me lleva la corriente. Trae un eco del invierno, de los neveros, esa lengua fría que se anuda en las orillas. El beso del río puede ser mortal si alguien no conoce sus pozos, sus remolinos y corrientes. Cantan los ahogados su canción de siempre en los remansos nemorosos. Cuando el río suena, cuando el río suena, hay un jazz de ribera contra montaña.

Si el cigarro se apaga, me voy al río.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: