El Ensamble Moxos muestra la memoria musical de la cultura indígena boliviana en el Auditorio Ángel Barja

— — —
“Donde la selva se hizo música”
. Con este epígrafe se presenta el Ensamble Moxos en León, donde ofrecerá un concierto este martes de 10 de abril, a las 20 horas, en el Auditorio Ángel Barja. Lo que tocan no es sólo música boliviana de las selvas y las pampas moxeñas. A este ensamble se le ha definido como “una joven orquesta barroca indígena cuya música enlaza melodías del barroco boliviano, como parte de su patrimonio jesuita, con elementos de su propia tradición indígena, interpretados en instrumentos de la música clásica y de la música tradicional indígena de esa región andina-amazónica de Bolivia”. Las entradas cuestan 5 euros.

El Ensamble Moxos, desde 2004 bajo la dirección de Raquel Maldonado, surgió de una iniciativa comprometida con la preservación y mejora del patrimonio histórico y cultural de la cultura moxeña en San Ignacio de Moxos. A través de su música, el Ensamble Moxos conserva la identidad de la comunidad indígena y la memoria de la cultura propia. Hoy en día, el Ensemble consta de alrededor de 20 músicos de 12 a 27 años.

“Nuestro objetivo es que nadie calle nunca los violines en las selvas y las pampas moxeñas. Violines que trajeron los jesuitas en la época de la colonia. Violines que reivindican la identidad y la memoria del pueblo indígena moxeño. Violines contra la amnesia”.

Los espectáculos del Ensamble Moxos, que han recorrido escenarios de 17 países, son una amalgama del mestizaje que se produjo entre la música importada por los misioneros jesuitas desde Europa en la época de la colonia y la música nativa, que ya existía mucho antes de que el primer español pusiera sus pies en tierras bolivianas. Su repertorio recoge todas las expresiones musicales que todavía conviven en Moxos, con un despliegue de vestuario, danzas y dramatizaciones. La principal virtud de los componentes del Ensamble Moxos —todos ellos indígenas moxeño ignacianos, dirigidos por Raquel Maldonado— es su polivalencia: todos cantan, todos tocan varios instrumentos, todos bailan y todos hacen teatro.

El Ensamble Moxos, buque insignia del Instituto Superior de Música de San Ignacio de Moxos, se ha erigido en el principal embajador cultural del oriente boliviano en el mundo a través de su abundante producción discográfica y sus frecuentes giras nacionales e internacionales, que han obtenido el elogio unánime de público y especialistas. Alrededor de medio millar de conciertos en la última década y miles de copias vendidas de cada uno de sus seis CDs y de su DVD avalan su trayectoria.

Ensamble Moxos.

Diez de los miembros del Ensamble integran a su vez el plantel docente del Instituto, con el que han crecido como músicos y como personas. Su mérito es doble, porque forman gratuitamente a las nuevas generaciones de músicos moxeños gracias a los recursos económicos que ellos mismos generan con su faceta artística, puesto que la venta de CDs y las giras son el principal sostén económico de esta reputada institución moxeña. El mejor baremo para calibrar el excelente nivel pedagógico del Instituto es la capacidad de regeneración del Ensamble Moxos, que se renueva incorporando niños y adolescentes a medida que algunos de sus miembros mayores toman otros rumbos, sin que la calidad del elenco se resienta por la savia nueva incorporada.

La continua búsqueda que ha caracterizado al Ensamble Moxos le ha llevado por diferentes estilos musicales enraizados dentro de la cultura mestiza. Miles de manuscritos que perduraban en los rincones más recónditos de la geografía moxeña como testimonio del empeño de una cultura por perpetuarse en el tiempo, le inspiraron a revivirlos, a recrearlos, convirtiendo el viejo papel en música, que es lo mejor que podía hacer para rendir tributo a sus abuelos y contribuir al ciclo de la vida del pueblo moxeño.

Pero no le bastaba con eso y cuando también emprendió el desafío de rescatar piezas de la tradición oral, sabía que se adentraba en terrenos inexplorados y fascinantes, guardados en la memoria de los abuelos. Cada miembro del Ensamble asumió el reto y de tanto buscar, encontró. El hallazgo sobrepasó sus expectativas, sobre todo porque detrás de la música descubrió la esencia de la identidad indígena actual, lejos de la imposición misionera de antaño. Desde entonces no ha cejado en su empeño de recolectar testimonios musicales vivos del Gran Moxos. En su casa y de sus ancestros. La memoria sabe más que los pueblos mismos y no pierde lo que merece la pena ser salvado.

El Ensamble Moxos, uno de los principales exponentes artísticos de la Bolivia indígena, pluricultural y multiétnica, sigue fiel a su compromiso con el pueblo al que representa y del que son hijos todos sus músicos, conscientes de que las circunstancias les han convertido en guardianes de su memoria.

Información complementaria:

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: