Eva Lootz. Sembrar rodeos y cosechar derivas

La artista austriaca afincada en España Eva Lootz cierra, de alguna manera, el primer capítulo de “Mujeres con arte”, la sección desde la que el periodista con raíces asturianas Gerardo López López –uno de los promotores del proyecto #Néxodos– comparte su mirada sobre mujeres creadoras que le interesan. Si este primer capítulo ha estado protagonizado por seis artistas consagradas —Rivane Neuenschwander, Cristina Lucas, Marisa Gonzalez, Mona Hatoum y Ángela de la Cruz—, el segundo capítulo estará dedicado a otras tantas creadoras emergentes.

EVA LOOTZ. Sembrar rodeos y cosechar derivas

Por GERARDO LÓPEZ LÓPEZ
→ @gerloplop

Todo en Eva Lootz (Viena, 1940) es heterogéneo. Austriaca afincada en España desde los primeros años 60, tiene una amplia formación que va desde la filosofía a las artes plásticas pasando por la dirección de cine y televisión. En su práctica artística quizá sean la escultura y las instalaciones lo más conocido de su producción, pero también trabaja otros lenguajes artísticos como la pintura, el dibujo, el videoarte o la fotografía. No menos interesantes son sus reflexiones teóricas recogidas en libros como “Tener el azúcar bajo llave” (2018) o “Lo visible es un metal inestable” (2007). Se la relaciona con la corriente artística del land art pero también con el arte povera o con el minimalismo.

Eva Lootz. S/T (2001), hierro y plomo.

Eva Lootz es una artista que reflexiona sobre la sociedad en la que vivimos, nuestra relación con la naturaleza, la relación entre materia y lenguaje y, en definitiva, sobre la función social que ha de tener el arte y cómo puede contribuir a un cambio de vida. “Todos los artistas queremos cambiar la sociedad, fundir de nuevo el mundo”, dice ella con cierta ironía. Es muy crítica con el papel que la sociedad capitalista otorga al artista: “La tendencia es a convertir al artista en una especie de proveedor para la industria del entretenimiento y la del lujo, y eso no tiene nada que ver con lo que a mí me interesa”. Para Lootz el producto final no es lo más importante, ella centra su atención en el proceso porque “los procesos son los que pueden cambiar las estructuras del pensamiento”.

Eva Lootz. “Como el silencio de una gran orquesta”.

La investigación sobre los materiales es una constante en su trayectoria. Desde sus primeras obras comenzó a trabajar con parafina, alquitrán, lana, fieltro o carbón, materiales que ya no abandonará, y en seguida irán apareciendo formas relacionadas con el cuerpo humano.

Por otra parte, su interés por el trabajo de artistas como el norteamericano Morris Louis la animó a investigar y utilizar el lienzo como “teatro de operaciones donde el líquido se manifiesta”. De la combinación de estos intereses aparecen series como la de “Lenguas”, de la que podemos ver en estos momentos algunos ejemplos en la exposición del Museo Patio Herreriano de Valladolid, “El reverso de los monumentos y la agonía de las lenguas”, y que en principio está programada hasta el próximo 7 de junio.

Su concepción de la escultura está muy lejos de los cánones clásicos y tradicionales, tanto en las formas como en los materiales. Lootz incorpora un nuevo concepto de solidez, tal y como señala Valeriano Bozal en su “Historia de la pintura y la escultura del siglo XX en España”. Para ella lo sólido es el resultado de un proceso, de una acción, y se trata de una acción reversible que “crea un objeto, pero también puede disolverlo. Lo sólido es en una acción, en el curso de la acción, no el punto de llegada, menos aún el de partida”.

Eva Lootz. “Salario”. Foto: © StyleFeelFree magazine.

Entre sus materiales escultóricos más frecuentes se encuentran la arena, la madera, la sal, el mercurio e incluso el agua o el hielo. En el libro “Escultura Negativa” la artista reflexiona sobre su trabajo y afirma que siempre ha estado marcado por el diálogo con la materia y con los fenómenos, un diálogo que se desarrolla no de forma reglada como lo haría un científico, sino de una manera que define como salvaje —“buscaba una manera ‘otra’ de proceder, no un camino para llegar a una meta sino para desplegar un territorio donde perderme, sembrar rodeos y cosechar derivas”— el proceso en el centro de su trabajo.

Las nuevas tecnologías también se han incorporado a su obra escultórica, generando en algunos de sus últimos proyectos piezas basadas en la visualización de datos a través de procedimientos digitales.

Eva Lootz. Escultura producida a partir de la visualización de datos a través de procedimientos digitales.

Desde hace unos años, casi todas las instalaciones de Eva Lootz tienen una clara dimensión política, más consciente, y que denuncia tanto el abuso al que el consumismo desaforado somete a los recursos de la tierra como las preocupaciones medioambientales o la violencia invisible del capitalismo. “El capitalismo productivo muta y se convierte en capitalismo financiero”, afirma la artista, “lo que Naomi Klein llama capitalismo del desastre, que se aprovecha de las catástrofes naturales y, donde no hay catástrofes naturales, las produce”.

Proyectos como La canción de la Tierra en Tabacalera (Madrid, 2016), “Viajes de agua” en La Casa Encendida (2009) o “Cortar a través de la niebla” en el CGAC (Santiago de Compostela (2017) dan buena prueba de ello y del diálogo que establece con los materiales y con el paisaje intervenido por la mano del hombre.

Entre otros elementos se sirve del cobre, con un extraordinario trabajo sobre Río Tinto; de la sal, con fotografías tomadas en las salinas de Torrevieja; del agua, a través de un vídeo y unas poéticas piezas en torno a la cuenca hidrográfica del río Tajo; o del wolframio, cartografiando su extracción en España por parte de empresas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial.

Eva Lootz. “Cortando la niebla”.

Otro de los asuntos que más preocupan a la artista y que expresa en proyectos como “Nudos”, es la relación entre la materia y el lenguaje, la dualidad entre el nombrar y el mostrar, los vacíos generados por la cultura occidental, por lo que se evita nombrar. Eva Lootz muestra en sus últimos trabajos la desconfianza que le produce el hecho de que la mirada de cada sociedad está trabajada por las convenciones de cada momento, que condenan determinados discursos y encumbran otros, que generan zonas de sombra y ponen el foco en otras. Para mantener una visión real de lo que sucede, la artista cree que hay que mantener una atención “alerta e implacable”.

Sea a través de un soporte u otro, desde el punto de vista plástico o teórico, las aportaciones tanto formales como conceptuales de esta artista a la escena contemporánea española son de un gran interés y encuentran, en la diversidad, la hondura en la reflexión y la honestidad en sus planteamientos, sus principales señas de identidad. Eva Lootz trata de incidir con su trabajo en la vida cotidiana y contribuir desde el lenguaje contemporáneo a mejorar la sociedad y la relación del ser humano con la naturaleza.

Enlace de interés:

Instalación de Eva Lootz.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: