León inmaterial

Por LUIS GRAU LOBO.— «Llegan los comicios locales y rejuvenece la comicidad local. Se sacan ocurrencias del fondo de los cajones. Toca ahora el patrimonio mundial de la humanidad del mundo humano. (…) propongo que nuestros mandatarios soliciten la declaración de León como patrimonio inmaterial de la humanidad. En realidad es esta una ciudad de propósitos y realizaciones intangibles, de manifiestas inmaterialidades. (…)»

Prontuario del candidato estándar

Por LUIS GRAU LOBO.— «1.- Como presentación presúmase de populares atributos no opcionales y ténganse por meritorios. Ejemplos: ser leonés/a, ser español/a, ser europeo/a, ser persona humana, mamífero, vertebrado, etc. (…)»

Embarazados

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Todos hemos conocido a alguien así. En el patio del colegio o en la cuadrilla de al lado. El chulito piscinas, el fantasmón de discoteca, el memo de TikTok. Tipos con semblante engreído que levantan el mentón y sonríen de través cuando no toca después de lanzar disparates a destiempo(…)»

Brasilera

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) «Vuelve un año más ¡el ASALTO A LA SEDE! Como todas las legislaturas, regresan los tradicionales irrupción, pillaje y devastación en la sede de la soberanía popular. Siéntase un distinguido vándalo durante un ratillo. Una sana diversión para exaltados, hinchas y gentuza de pocas luces (…)»

Navidad: cuñado y zapatos nuevos

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Llevamos una temporada con el boato negro. En este caso, sin embargo, el cadáver se ha colocado a la vista de todos, algo que el buen gusto nos evitó la última vez. (…)»

Golpe de estado

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Denuncian que Sántez y el santismo lo quien demoler todo con sus decisiones contra natura, contrarias al aliento prístino y enraizado de la Navidad, de la Natividad ayusa de toda la vida y de su mucha familia y amigos. (…)»

Superpoderes judiciales

Por LUIS GRAU LOBO.— «Tampoco debía tenerlas todas consigo Montesquieu, que si no paraba de avisar sobre los peligros de injerencia entre poderes debía ser porque sabía que el quid de la cuestión estaba ahí»

La siesta

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Pero ahora el edificio y la calle están silenciosos, no hay nadie en casa y el momento se antoja favorable para una siesta. Voy a ello complaciente y con un punto de ilusión, recreándome. (…)»

Infamia mundial

Por LUIS GRAU LOBO.— «Por más que le doy vueltas no entiendo lo del Mundial de Catar. No comprendo qué interés pueda tener para ese país la organización de un evento deportivo con tan alto coste a cambio de la contrapartida que están recibiendo. (…)»

Las guerras de los abuelos

Por LUIS GRAU LOBO.— «¿Qué le sucede a la derecha española con la Guerra Civil y Franco? ¿Qué clase de complejo les impide reconocerse plenamente al lado de los demócratas, en el lado de la historia donde todos vivimos y convivimos ahora?…»

Historia de tu país

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Tu país posee muchas y buenas leyes que no acaban de cumplirse y algunas no tan buenas que se cumplen a machamartillo. En tu país no se cumple la ley para elegir jueces ¿se puede creer?…»

Puré de patata

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Lejos de extrañarse o escapar, los asistentes se comportan con serena ajenidad, al estilo de «esto no va conmigo» o «por mí como si hacen el pino»….»

Chiquilicuatres

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) El más veterano y grotesco de estos majaderos quizás sea Silvio Berlusconi. Ya bailaba el bunga-bunga cuando el chiki-chiki no existía. Berlusconi acaba de ser reelegido para un Senado que lo expulsó por fraude fiscal, porque, digámoslo claro, si estos tipos ganan festivales es con trampa y con dinero. Es, también, amigo de Putin…»

Irreparabile tempus

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Al menos entonces todos sabíamos que los cavernícolas fracasarían a causa de su propia indecencia, que la gente reconocía al instante dónde no quería volver, con quién no había que estar…»

La humanidad del patrimonio

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Se propone la hospitalidad del Camino justo cuando su práctica generosa y única apenas aguanta los embates de formas de alojamiento bien diferentes y prosaicas, cuando va a convertirse en arqueología…»

El agujero

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) En lo local, la Unión del Pueblo Leonés reclama que se respete el nombre oficial de un lugar de la ciudad: la «explanada de la Junta», afirman, se llama oficialmente ‘Explanada de los pendones leoneses’. (…) Llámenla explanada del agujero, que tanto monta. (…) Vivimos en ‘the hole’: un horizonte de sucesos.»

La saca de Sánchez

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) como si la recaudación de impuestos beneficiara a un gobierno o a un partido, como si no fuera competencia de las instituciones tributarias y desembocara en las arcas públicas con que se financian los servicios que tanto reclamamos mejoren o nos amparen cuando las cosas vienen mal dadas (…)»

Máscara mortuoria

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) las costuras empiezan a tensarse con la llegada de su lenguaraz y explícito sucesor y hasta algunos países súbditos pretenden convertirse en repúblicas una vez desaparecida la reina. Reclamaciones, problemas, contrariedades… qué fastidio. (…)»

La conjura y los necios

Por LUIS GRAU LOBO.— «Algo une a terraplanistas, creacionistas o buscadores del Grial: son ignorantes o aprovechados. O ambas cosas. Buscan réditos personales y, a veces, acaban por ser cómplices de crímenes. (…)»

León y el imperio romano

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Como muchos otros especímenes, los leoneses sufrimos una especie de ‘síndrome de Santo Domingo’. Miramos la ciudad desde el ombligo y por ese motivo no se hace raro que los munícipes se ensañen a ver quién hace más boquetes en Ordoño II o en la calle Ancha….»

Cómo hemos cambiado

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Estamos dando por cancelada la pandemia. Hasta tal punto nos hemos acostumbrado que hay quien ve venir otra en una viruela de mono con un centenar de afectados, cuando al principio de la pasada llamábamos griposos a unos cientos de miles…»

Sánchez I el Felón

Por LUIS GRAU LOBO.— «(…) Imagino a un hipotético ciudadano de regreso de, pongamos, el Polo Sur, que después de años sin noticias ojea un periódico de derechas (casi todos) o sintoniza una emisora de radio o televisión (id.) y empieza a preguntarse: ¿cómo puede un país democrático y moderno soportar tamañas ignominias? (…)»