Muere Dios cada día

Por LUIS GRAU LOBO.— “(…) Lo dijo Guardiola: no importa qué hizo con su vida sino lo que hizo en las nuestras. La definición de la santidad….”

La ciudad tapada

Por LUIS GRAU LOBO.— “Con frecuencia ellos y sus nuncios, vicarios y administradores se desprecian mutuamente, e incluso llegan a odiarse quienes componen el mismo sanedrín, pero reaccionan ante cualquier desviación como un solo ser (…). No son, con todo, quienes gobiernan, pues las riquezas cambian de mano y han de plegarse a ellas…”

La ciudad invisible (a Calvino)

Por LUIS GRAU LOBO.— “La ciudad conjura su afeamiento repitiéndose lo hermosa que llegó a ser. Pero esa afirmación carece de fundamento y se trata más bien de una alucinación construida de ansiedades, el lenitivo para un presente anodino y un futuro gris…”

El otro muro

Por LUIS GRAU LOBO.— “Todos conocemos a alguien cuyo carácter nos recuerda a Donald Trump sin necesidad de recurrir a los gobernadores civiles del franquismo o a algún que otro cargo público actual…”

La congoja de Aquiles

Por LUIS GRAU LOBO.— “Estos meses se están marchando demasiados y, salvo excepciones, estamos haciendo lo que nos dicen que hagamos para que no suceda. Muchos de ellos han anticipado el desmoronamiento de una generación a la que somos conscientes de pertenecer…”

La piedra y el virus

Por LUIS GRAU LOBO.— “Las redes sociales han venido a homologar esa superficialidad del discurso en un nuevo canon de la comunicación que los políticos utilizan con fruición contraproducente. Cada vez que tuitean una máxima, anuncio, diatriba o ‘apuesta’ convierten un pensamiento elaborado en un pedrusco. O en un virus…”

Cuentas pendientes

Por LUIS GRAU LOBO.— “Las cuentas con el pasado deben saldarse o se convierten en caja B. Para la desgracia del país, la derecha española no ha liquidado esas deudas, ni las antiguas ni las recientes…”

Primer diagnóstico

Por LUIS GRAU LOBO.— “Cada vez que alguien privatiza o ‘aligera’ un servicio público para que funcione mejor, no solo lo privado no lo hace, sino que lo público funciona mucho peor y debe cargar con el lastre. Alguien se forra gracias a ello…”

As Time Goes By

Por LUIS GRAU LOBO.— “Recién incorporado al trabajo, mis amigos del gremio me previnieron de que el subsuelo arqueológico se solía arrojar a las escombreras sin miramientos: un aparcamiento subterráneo reciente lo demostraba….”

Bicicletas para todo el año

Por LUIS GRAU LOBO.— “Cuando ayuntamientos como el de León ponen en marcha carriles bici por fortuna no vienen a dar solución a la proliferación o atolladero de bicis, sino que buscan solucionar el de coches con una opción, casi la única factible en nuestros días…”

Las siete maravillas del mundo leonés / #7 / Control de gálibo

Por LUIS GRAU LOBO.— El autor continúa con su sección de opinión veraniega, titulada “Las siete maravillas del mundo leonés”: “(…) Este edificio se transfigura en caja de resonancia perfecta de la creación contemporánea, con su liviandad y gravedad unísonas, su armonía cromática, un paradigma implícito y explícito que arraiga en el pasado, concretamente en la catedral de León…”

Las siete maravillas del mundo leonés / #5 / Rien ne va plus

Por LUIS GRAU LOBO.— El autor continúa con su sección veraniega titulada “Las siete maravillas del mundo leonés”: “—Ejem, ejem. ¿Se me oye? ¿Sí? Podemos empezar. Gracias por vuestra presencia. Esta es una convocatoria ilusionante, uno de esos días en que los políticos nos aplaudimos a nosotros mismos por servir a los ciudadanos. Ejem. Una encrucijada de caminos, un nudo gordiano, una espada de Damocles, ya me entienden…”

Las siete maravillas del mundo leonés / #4 / Memorial del convento

Por LUIS GRAU LOBO.— El autor continúa con su sección veraniega titulada “Las siete maravillas del mundo leonés”: “A la busca de refresco para la canícula convendrán en que los monasterios españoles son lugares frescos: el frío es lo que mejor guardan. Lo lamentaba Quevedo después de que, en paños caseros y sin explicación previa o posterior, lo trajeran a San Marcos de León a purgar su lengua, tan retorcida como, en ocasiones, venal…”

Las siete maravillas del mundo leonés / #3 / Siestina en la sixtina

Por LUIS GRAU LOBO.— El autor continúa con su sección veraniega titulada “Las siete maravillas del mundo leonés”: “(…) Déjate de libros, mira esta otra web, dice que además este sitio fue la cuna del parlamentarismo. Hala. Ríete tú de los griegos, los ingleses, la revolución francesa y no sé qué habla también de unos vikingos. Todo falso. En este mismo sitio fue…”

Con un chis

Por LUIS GRAU LOBO.— “(…) Ahora cualquier entrometido esgrime su derecho a opinar para defender una insensatez, como si la ley de la gravitación fuera opinable o tuvieran el mismo valor las palabras de un especialista que las de un fanático. Eso sí, las difunden desde aparatos que funcionan gracias a todo eso que refutan…”

El elefante muerto

Por LUIS GRAU LOBO.— “(…) La monarquía se sostuvo en un origen divino o se defiende por razones estéticas. Lo primero sucumbió a la razón, lo segundo entró en el terreno de lo kitsch hace tiempo…”.

Ante la enfermedad

Por LUIS GRAU LOBO.— “Ahora que la plaga cede y el número de afectados mengua casi tan deprisa como aumentó, podrían reconocerse tres actitudes básicas ante la enfermedad de los demás. El que mima, el que ayuda y el que abronca…”.

El bucle español

Por LUIS GRAU LOBO.— “Nos han desangrado, han quitado todo lo que teníamos a los padres de los padres de nuestros padres y ¿qué ha hecho por nosotros este gobierno social-comunista, separatista, incompetente, feminista, bolivariano y antiespañol?…”.