Cerebros muy antiguos

Por ANTONIO BERMEJO PORTO.— “Para implantar con éxito el complejo de valores en un cerebro tan primitivo es necesaria una rígida educación conductista, determinante de que los niños estén constantemente recibiendo premios y castigos y continuamente berreando por los segundos y clamando por los primeros”.