Lilya forever

Lilya Forever

Por VICENTE MUÑOZ ÁLVAREZ
(Desde su blog: Mi vida en la penumbra)

Crudísimo, descarnado y real como la vida perra, Lilya forever (2002), de Lukas Moodysson, es un descenso al infierno de la prostitución y un alegato nada complaciente contra la explotación sexual y la violencia de género, que por su objetividad acongoja y pone los pelos de punta.

De cómo una adolescente es arrastrada mediante subterfugios a la mala vida, de las miserias de la prostitución y el maltrato, del extrañamiento y la soledad en las grandes urbes, de la pérdida de la inocencia y del chantaje emocional y el frío nos habla esta impactante película, áspera y dura como el cemento armado (aunque a la vez tierna y emotiva), que se clava como un dardo envenenado en el corazón y es de las que nunca se olvidan.

Impresionante la actuación de los dos jóvenes protagonistas, la fotografía gélida y desangelada (acorde con el entorno y situación que retrata) y la puesta en escena y guion del propio Moodysson, que se marca sin sensacionalismos un peliculón sobrio y rotundo, puro cine de autor moderno, corrosivo e imprescindible en cualquier videoteca.

9 sobre 10.
— — —

Trailer in You Tube:

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: