Gordillo, el orador de Sherwood

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

Aun a riesgo de desencadenar la ira de la editora, voy a dar mi opinión acerca de la sentencia que acaba de dictar el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía dando carpetazo a diversas denuncias formuladas contra el parlamentario de Izquierda Unida y alcalde perpetuo de Marinaleda Juan Manuel Sánchez Gordillo.

En cuanto al asalto de un supermercado en Estepa (Sevilla), el Tribunal estima que su acción fue parte del derecho a la huelga, dirigida a “afear” su comportamiento a quien no la secundase. El alto tribunal andaluz, archiva también otras cuatro acciones llevadas a cabo por Gordillo durante el paro general del 29 de marzo de 2012, ya que formaban parte del derecho a la huelga y son propias de la “presión ambiental típica de un piquete. Según los magistrados, el diputado solo intentó que los trabajadores del supermercado secundasen la huelga y ahora viene lo bueno: “sin más arma que la palabra, el ruido o la presencia física”.

Pues bien, resulta que la decisión judicial toma en cuenta el vídeo aportado por la Guardia Civil, en el que se oye al diputado decir al director del supermercado que, en caso de no cerrar, “te tiramos todo lo que hay por ahí, porque tiramos todo al suelo y vas a tener que poner aquí a trabajar veinte días a la gente. Me has entendido, ¿no?”. Según la Sala, esta frase no es constitutiva de delito, sino acaso de una falta, porque las circunstancias que la rodearon no le dan la “intensidad necesaria” al tratarse de un establecimiento “con un importante volumen de negocio” que, de hecho, volvió a abrir poco tiempo después. Principio del Derecho Penal andaluz conocido como “in dubio, contra homo mercantilis”. Quizá por eso la Resolución judicial pasa también por alto que el director y un guardia civil oyeran a Gordillo decir que volverían “a comprar sin dinero“.

El Auto relata otros persuasivos discursos del armado solo con la palabra como la prédica desarrollada en una tienda de ropa, donde advirtió a la empleada que “iban a comprar, aunque se habían olvidado el dinero”. Luego el piquete se desplazó a la entidad Agrosevilla, donde el gerente les dijo que estaban de servicios mínimos y Robin Gordillo exclamó: “La próxima vez echamos a todo el que está dentro. Por las buenas o por las malas”. El TSJA –únicamente por lo sucedido en el supermercado– devuelve la causa al juzgado de Estepa competente, por si aprecia “a lo sumo una falta de amenazas”.

Sin más arma que la palabra, qué bonito, Gordillo el Orador. Ya veremos si como dice Jiménez Losantos (con quien no suelo coincidir) a partir de ahora la oración “manos arriba esto es un atraco” pasa también a ser objeto de tan benévolo trato judicial.

2 Comments

  1. Bien sabe el articulista que esta editora no es iracunda y que respeta la libertad de expresión y opinión, aunque no comparta para nada, como sucede en este caso concreto, lo que aquí se expresa.

    Me gusta

  2. Yo a un líder político, sindical y adscrito a un partido, Izquierda Unida, clave en el actual gobierno andaluz le exijo soluciones inmediatas, no actos delictivos inútiles para enmascarar la ineficacia del parlamento al que le llevaron los votos de los ciudadanos; esos mismos ciudadanos que no asaltan supermercados aunque estén en el paro, quizá porque esperan de sus políticos medidas reales para recobrar su empleo y ejercer su derecho una vida digna

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .