Trino

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por GERMÁN RICOY

El azar, único dios, es trino en el pico de los pájaros. Casualidad emplumada y aérea que canta la mera felicidad de ser. Mínimas melodías inaprensibles que cada amanecer revolotean entre las plantas, llaman a sus congéneres desde el hueco de un canalón, pían a saltos por el hueco de una viga o se entregan a fugaces cópulas sobre una valla de madera. Pálpito alado y tembloroso, música instantánea surgida de la necesidad, yo encuentro más sentido en el súbito tuiteo de un pequeño tec-tec que en la cháchara fatua y cacofónica de la mayoría de mis congéneres.

De entre las altas ramas surgen a veces parecidos a hojas, naturaleza volátil que tiende al cielo pero regresa una y otra vez para cantar al abrigo del abrazo vegetal. Veo un árbol de ramas enrojecidas y lo tomo por un flamboyán hasta que de pronto todas sus flores alzan el vuelo formando una bandada de pequeños cardenales que deja tras de sí la ahumada blancura de un tronco seco sobre el que por un momento se habían reunido en silencioso cónclave.

Tras la lluvia del atardecer oigo el canto burlón de los mirlos de Mauricio que parecen decir “mouillé mouillé”, mientras sacuden sus crestas y saltan entre los frescos charcos. Mientras tanto, el mirlo del país languidece entre los altos bosques porque su habilidad para imitar el habla humana hizo que fuera profusamente cazado y enjaulado.

Apenas quedan doscientas parejas de papangues, la única ave rapaz que sobrevive en La Reunión, pero yo los he visto practicando su solitaria altanería de altos vuelos, describiendo círculos al compás de las corrientes de aire cálido, aguzando la vista en pos de algún pequeño roedor o, incluso, cazando al vuelo alguna pequeña avecilla, de las que cantan al albor.

Blancos, amarillos, rojos, incluso azules como el puro aire, a veces parecen flores cantoras entre las hojas de los árboles, a veces caminan curiosos junto a mí por el bosque, a prudente distancia. Se dice que pueden llegar a comer de tu mano, pero yo prefiero ver cómo arrancan pequeñas lombrices de la tierra o cazan insectos al vuelo, atrapándolos al paso, dejando sólo un vacío donde un instante antes había una forma de vida, también alada pero lejos del cielo.

Veo a los martines cruzando la carretera a pequeños pasos y me recuerdan a ancianos de brazos cruzados a la espalda. El plumaje negro que cubre su cabeza me hace pensar en una txapela y cuando los veo pienso en una fotografía antigua de Pío Baroja. También ellos a veces graznan y a veces entonan un melodioso canto y parecen preferir el andar al vuelo. Sin embargo, cuando parece que están a punto de ser atropellados, emprenden con facilidad el vuelo para seguir caminando unos metros más allá.

Pájaros pitagóricos que pían posados de puntas sobre cables pentagramáticos acompañan mis paseos vespertinos. Incapaz de descifrar la matemática de su canto, sólo puedo seguir caminando bajo su mirada indiferente, ensoñada en la luz del atardecer. Ajenos a todo cálculo, pían pulsátiles como pequeños cuásares que aparecieran en mitad de la tarde sólo para convertir la mortecina luz en energía musical, en un canto intraducible que es pura vida. Mientras cae el día, sigo caminando hacia el anochecer, bordeando el río de vuelta a casa y comienzo a silbar.

2 Comments

  1. Buenas tardes, os ha dicho alguien que vuestro sito web puede ser adictivo ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .