“Me he hecho fotógrafo y periodista en Haití”

Andrés Martínez, en un momento de su conferencia, junto a una de las imágenes expuestas. Fotografía de Sergio Jorge.

Andrés Martínez, durante la conferencia, con una de las imágenes expuestas. Fotografía de S. Jorge.

Por SERGIO JORGE

Tres años en Haití dan para mucho. Bien lo sabe el fotoperiodista leonés Andrés Martínez Casares, que ha trabajado en el país caribeño hasta las últimas Navidades y ha tenido tiempo para comprobar las secuelas de un terremoto, pero también la pobreza y la corrupción que ya había antes en este territorio. Este martes, dentro de las charlas del Festival Mundo Ético celebrado en León, compartió sus experiencias con el público de su ciudad, al que no dudó en describir una dura realidad, con su visión no precisamente optimista. Eso sí, también fue capaz de transmitir la pasión por una profesión que le ha llevado por medio mundo.

La “pobreza extrema” que vive Haití le ha convertido en uno de los países más problemáticos del planeta, donde “once familias lo gobiernan”. “Os podéis imaginar la diferencia social que hay”, explicó Martínez Casares durante su conferencia, que estuvo precedida por un vídeo en el que Arcade Fire ponía música a sus desgarradoras imágenes sobre el país, aunque también había espacio para fotografías en las que decenas de niños sonreían, jugaban al fútbol o disfrutaban del carnaval.

Para este fotoperiodista es importante desterrar la imagen de peligrosidad de Haití, puesto que a su juicio es irreal esta percepción que a veces llega a otros países como España. “Yo no he tenido ningún problema, me han robado pero ni me han agredido ni me han amenazado”, apuntó. De hecho, según aseguró, se puede entrar en todos los barrios de todas las ciudades y pueblos, también en la capital, Puerto Príncipe. “Cuando han sido violentos es porque han salido a la calle a luchar por ellos, cosa que aquí no hacemos”, afirmó.

Andrés Martínez Casares también fue muy crítico con la cooperación internacional que ha llegado al país en estos últimos años, puesto que “crea una gran dependencia para los haitianos”, además de censurar la “cara perversa” de la ayuda cuando llega con intereses económicos y con el objetivo de “querer cambiarlo todo en el país”. Para ello puso como ejemplo a España, que dedicó “30 millones de euros para instalaciones de agua y esas obras las han hecho empresas españolas, así que el dinero llegó allí y ha vuelto a España”.

Pero también destacó “la cara buena de la cooperación”. “Hay gente de muy buen corazón, que cree en lo que hace y que me ha dejado impresionado, porque hace grandes sacrificios”, agregó.

Otro de los aspectos que Martínez Casares subrayó sobre la vida diaria en Haití es “lo tremendamente caro” que resulta el país caribeño. Por eso, muchos de sus habitantes se ven obligados a comprar en mercados callejeros, con “condiciones higiénicas muy malas” y donde muchos de ellos adquieren las “galletas de barro, que tienen un poco de mantequilla, sal y barro que no se sabe de qué charca viene”.

“Pagas mil dólares por el alquiler de una casa, pero el portero cobra 100 dólares al mes por trabajar 24 horas”, afirmó Martínez, quien resaltó que los supermercados están blindados con varios guardias, aunque allí sólo van las clases más altas de la sociedad haitiana.

Por esta y otras cuestiones la concepción de la vida ha cambiado para el fotoperiodista. “Es un tópico, pero es verdad. Aprendes a vivir con poco y comprendes que todo es mucho más sencillo”. También pudo así valorar más “los derechos sociales” logrados en España: “Que vayas a un hospital y te atiendan como a una persona, que en el colegio las clases no estén masificadas, que puedas abrir un grifo y salga agua o haya electricidad y no se te eche a perder la compra de la semana”.

Y en lo profesional, Andrés Martínez Casares también ha crecido en estos tres últimos años, según reconoció. “Haití me ha cambiado la mirada fotográfica. Me he hecho fotógrafo y periodista allí”. “Estuve a punto de tirar la toalla, había perdido la fe en la profesión, pero surgió Haití”, añadió sobre lo que supuso acudir desde México, donde vivía, al país caribeño en cuanto tuvo lugar el terremoto.

Por eso ahora no aconseja a los jóvenes dejar el periodismo y sí les muestra cómo actuar en un país extranjero, en uno tan duro como Haití: “Tienen que ir con todas las consecuencias, con la mirada limpia, sin prejuicios, siendo honestos. Y tienen que saber que un día están arriba y otro abajo”.

Acerca de Sergio Jorge

Fundador y coeditor de Tam Tam Press. Más en @sergiojorgeLNC.

Un Comentario

  1. Pingback: Los ojos de quienes exponen su vida para que todos veamos | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: