“Carta no enviada”. La poesía silenciosa de Luis Santana

Luis Santana. Fotografía procedente de la web de Teatro Corsario.

Luis Santana. Fotografía procedente de la web de Teatro Corsario.

El poeta Luis Santana (Medina del Campo, 1957) presentará en la Fundación Segundo y Santiago Montes, en Valladolid (calle Núñez de Arce, 9), su último poemario, Carta no enviada (Ediciones Vitruvio). El acto tendrá lugar el viernes, 28 de marzo, a las ocho de la tarde. Acompañará al autor la poeta Olvido García Valdés.

Con este libro, Luis Santa rompe el silencio poético que mantenía desde 1999 y muestra “a un poeta sutil como pocos, certero, que busca en la brevedad un espacio grane donde exponer una visión del mundo de la naturaleza llena de sensibilidad”.

Santana, que vive en Valladolid y trabaja con la compañía Teatro Corsario, es autor de los libros de poesía Mirador, Una lengua extraña y Sombra mínima. Traductor del catalán para varias editoriales, también es autor de la novela Al final ni nos despedimos.

: : Dos poemas de Luis Santana

Carta no enviada

Agua caliente, agua afilada
en el cuarto náufrago
sin desgracia
—no hay mundo devastado
tras la puerta—.

Es mi fuga:
un cable de luz
da testimonio
de la audacia.

Fuera, lo temible,
el encendido ojo
del heterodino,
cono mágico que cerca de verde las noches;
el suelo de la muerta.

En su letra
lo terrible es más
terrible, más preciso.

— — —

De puro blanco

Amas la nieve que sólo conoces
en los pétalos acumulados del cerezo

Ojo de carbón en la blanca gorguera,
brillo dividido en la memoria de los brazos

No hay humo, no hay voz
alzándose como un resucitado
en las horas de la sombra.

Vendrá la nieve
y tendrá tu nombre,
corteza de nata en los vasos.

(Del libro “Carta no enviada”)

— — —

“Es ésta, en verdad, una lengua no natural que brota sólo de una actitud, que exige un método y una iluminación y que consigue crear un mundo transparente, es decir, peligroso. Dos rasgos parecen definir esa actitud de carácter ascético: por un lado, distanciamiento, pasividad, y, por otro y a la vez, una extremada forma de atención. Ése es el modo de oír, de ver en las palabras otras palabras, otras cosas. (…) No se trataría tanto de encontrar el sentido como de dejarse encontrar por el sentido”.

(Del épilogo de Sombra mínima. Olvido García Valdés)

— — —
Más información:

Invitación.

Invitación.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: