Juan Mayorga: “Cada vez que se levanta el telón hay un acto de confianza en la vida”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El autor teatral condujo en Segovia, el pasado día 15 de noviembre, una lectura dramatizada de fragmentos de sus obras a cargo de jóvenes aficionados del Taller Municipal de Teatro y del Instituto Andrés Laguna de la ciudad.

Por TERESA SANZ NIETO

Desde hace unos meses está en las librerías Teatro 1989-2014, un libro que recoge en un volumen de 770 páginas 20 obras de Juan Mayorga (Madrid, 1965). Premio Nacional de Teatro en 2007 y de Literatura Dramática en 2013, es uno de los dramaturgos españoles más reconocidos y, sobre todo, más representados, dentro y también fuera de España.

Durante un par de semanas, Carmina, Aurora, Aurora (otra), Marina, Elena, Jimena, María y Manuel, prepararon la lectura de los textos junto a Carlos Rod, uno de los responsables de La uÑa RoTa, la editorial segoviana que ha publicado el volumen de obras de Juan Mayorga. Todos ellos estudiantes, de edades comprendidas entre los 13 y los 18 años, y miembros de grupos de teatro aficionado, se enfrentaron a la insólita experiencia de interpretar con el autor como testigo, al que, además, hicieron preguntas sobre sus obras. “¿Por qué no tienen nombre los personajes de Animales Nocturnos?”, planteaba una de las jóvenes actrices, Carmina. “Porque si les llamaba Juan y Pedro se trataría de una situación española, pero la cuestión de la extranjería es universal”, contestaba Mayorga, que recordaba aquella frase de Nicolas Sarkozy: “Las fronteras no son hoy entre naciones, sino en las mismas ciudades”.

Si en Animales Nocturnos, uno de los protagonistas aprovecha su superioridad “legal” sobre un sinpapeles para exigirle algo tan humillante como que sea obligatoriamente amigo, también las tensiones del poder recorren La paz perpetua. Cuatro de sus cinco personajes son perros, sometidos por alguien a una serie de pruebas, un proceso en el que van quedando al descubierto sus debilidades. No es la única obra de Mayorga en la que los actores encarnan a animales (Últimas palabras de Copito de Nieve, La Tortuga de Darwin), un punto de vista que le interesa “y que obliga tanto al actor como al espectador a aceptar la propuesta de recrear o imaginar que hay un animal en el escenario”. No en vano, como remarcaba el autor, “el teatro es el arte de la reunión y también de la imaginación”.

El Chico de la última fila es, como el escritor reconoció, una de las obras que más satisfacciones le ha dado. Muy representada (pronto se estrenará un nuevo montaje, en Madrid) y llevada al cine por el francés François Ozon (Dans la maison, Concha de oro en San Sebastián a la mejor película y al mejor guión) se mueve “en dos espacios universales de conflicto: la escuela y la familia”. Mayorga hizo crecer en la trama una anécdota personal, de los años que trabajó como profesor de Matemáticas en un instituto. En un examen de fracciones un chico escribió: “Juan, no he podido contestar porque no he estudiado, estoy jugando muy bien al tenis, acabo de salir en el Marca, voy a ser un campeón y tú y yo vamos a salir a celebrarlo”. Esa idea de utilizar un ejercicio de clase para comunicarse aparece en la obra, en la que por un lado está el vouyerismo literario de un profesor y por otro el impulso de un chaval que se va descubriendo como escritor, “sin que sepamos nunca si lo que cuenta es verdad o no”.

La cuarta pieza elegida fue Reykiavik, obra que se estrenará en marzo, dirigida por el propio Mayorga. Sus protagonistas, Waterloo y Bailén, están obsesionados con recrear una y otra vez el mítico Campeonato del Mundo de Ajedrez de 1972, que enfrentó a Sparky y Fischer, una mini guerra fría sobre el tablero. “Ellos, como pasa en la vida, están representando continuamente la vida de otros”, puntualizó Mayorga.

En el acto, celebrado en una tarde lluviosa en la capilla del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, el autor agradeció “a las chicas y chico” su lectura y esfuerzo, y concluyó animando a los jóvenes a “leer teatro, a ver teatro: cada vez que se levanta un telón hay un acto de confianza en la vida y en la sociedad”.

Portada del libro.
Portada del libro.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .