Año electoral

...

Son muchos años y grandes los fracasos que atesoran los profesionales de las artes escénicas para pensar que ahora van a mudar las promesas y, sobre todo, los comportamientos de los dirigentes políticos en relación con el oficio. Como le sucede a tanta gente de la calle, en general, actores, técnicos, programadores, dramaturgos, productores, etc. piden a las formaciones políticas otra forma de enfrentarse a esta cuestión, vital para hacer ciudadanos libres. Compromiso, ayudas, diálogo, atención. Ah! del IVA ni hablamos…

Por MAGDALENA ALEJO CALZADA

Este año tenemos varias citas con las urnas, si decidimos acudir a ellas. Un año de promesas donde los partidos, empujados por el deseo de alcanzar el poder, harán toda clase de despilfarro verborreico, comprometiéndose y aventurando esperanzas e ilusiones que creen que queremos escuchar los ciudadanos.

En la cultura, en el teatro concretamente, ya han hablado de la bajada del IVA en alguna intervención, mayor contratación de espectáculos, resurgimiento de la actividad teatral, iniciativas pedagógicas y curriculares para estar a la altura de un país de primer orden y todo un bla bla bla de lo más bufonesco.

Estar en manos de lo que cada cuatro años ocurra en las votaciones, sean del ámbito que sean, locales, regionales, nacionales o europeas, no crea estabilidad en ningún sentido. Este año habrá cierta bonanza y generosidad política.

Se abrirán las puertas de las instituciones para escuchar, eso harán pensar a los que hasta allí se acerquen, sus propuestas, quejas o sugerencias sobre el futuro escénico del territorio que les atañe.

También asistiremos a algún dispendio cultural, sin ningún sentido, y con el único objetivo de obnubilar a los paganos para que recuerden lo bien que se porta la clase política con los ciudadanos y así estos no olviden, cuando acudan a votar, a quién hacerlo.

Las nuevas formaciones políticas o poco consolidadas subrayan la necesidad de cambio, de tener en cuenta a este sector moribundo, el teatral, pero sin demasiado peso en las iniciativas de sus programas electorales.

Pocas son las líneas innovadoras dedicadas a este tema, por lo menos en pasadas convocatorias, esperaremos a estas. Una vez más, el engranaje e industria cultural suele estar fuera de la maquinaria política poca atenta a las necesidades de la sociedad.

 — — —
*Magdalena Alejo Calzada es actriz y periodista.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: