¡El Grial está en León! ¡Ja ja ja ja ja…! / El desmitificador artículo de Patrick Henriet en la revista francesa L’Histoire

Primera página del articulo de Patrick Henriet publicado en la revista L'Histoire.

Primera página del articulo de Patrick Henriet publicado en la revista L’Histoire.

El historiador francés Patrick Henriet cuestiona en un artículo publicado en Francia la teoría de que el cáliz de Doña Urraca sea el Santo Grial y acusa a los historiadores Margarita Torres y José Miguel Ortega de “borrar la línea roja” entre ciencia y novela, calificando el libro “Los Reyes del Grial”, firmado por ambos, de “abracadabrante”. / Traducimos su artículo publicado en el nº 412 de la revista francesa L’Histoire, correspondiente a junio de 2015.

“¡El Grial está en León!”

Descifrado / Cómo historiadores muy serios han inventado una reliquia en la España del siglo XXI

Por PATRICK HENRIET

El Grial, la copa utilizada por Cristo en la última Cena, acaba de ser descubierta en León, una ciudad de alrededor de 135.000 habitantes situada en el noroeste de España, que fue, tiempo atrás, capital del reino del mismo nombre (910-1230). Tal es, en cualquier caso, la tesis defendida por Margarita Torres Sevilla, profesora de historia medieval en la Universidad de León, y José Miguel Ortega del Río, historiador de arte, en un libro abracadabrante.

Las consecuencias comerciales y turísticas de este “descubrimiento” son notorias: el libro, aparecido en 2014, va por su quinta edición y acaba de ser traducido al inglés. Quien vaya hoy a León puede comprar imanes decorativos, marcapáginas y otros productos derivados, que representan el Grial. Éste ha sido colocado, desde entonces, en una vitrina a prueba de balas, en una sala destinada ex profeso en el museo de San Isidoro. Se anuncia una traducción del libro al francés.

El origen de este hallazgo es un cáliz románico muy conocido y dos pergaminos árabes localizados en El Cairo desde 2006. El cáliz lleva el nombre de Urraca, hija del rey Fernando I (muerto en 1065). Está construido por medio de dos vasos de ónice, sin duda de origen antiguo, que fueron engarzados en el siglo XI gracias a un delicado trabajo de orfebrería, sembrado de piedras preciosas. Urraca, que hacía una vida semi-religiosa, lo ofreció, ella misma sin duda, al monasterio de San Isidoro.

Los dos pergaminos árabes, reproducidos en el libro, han sido fechados y traducidos por un universitario español. Datarían del siglo XIV. El primero se refiere a un texto perdido del historiador Ibn al-Qifti (muerto en 1248). En él explica cómo, en 1055, la copa habría llegado desde Jerusalén hasta la taifa de Denia, por orden del soberano fatimí. Posteriormente habría sido ofrecido por el emir local a Fernando I. Todos los protagonistas de esta historia sabían que se trataba de la copa de la última Cena y la veneraban especialmente pues su reputación la hacía acreedora de grandes poderes.

En el segundo pergamino, Saladino en persona (¡!) relata que un trocito del Grial se había desprendido antes de su viaje a Denia. Este fragmento, dotado de poderes milagrosos, habría permitido curar a su hija. Todo el asunto ha sido pensado por nuestros dos autores y falta efectivamente una esquirla en el cáliz leonés. Corresponderá a los arabistas en qué momento se produce el fraude: ¿cuándo fueron realmente copiados estos pergaminos? ¿Por qué se han encontrado ‘juntos’?

Los dos textos son recogidos por los autores de forma maliciosa, junto con referencias auténticas. Una erudición de bazar pretende, pues, con habilidad, dar apariencia de veracidad a un inverosímil montaje no exento de seducción. Cualquier persona mínimamenmte sensata se preguntará por qué ningún documento leonés, regio o eclesiástico, medieval o moderno, haga alusión alguna a la presencia del Grial en León. Margarita Torres Sevilla y José Miguel Ortega del Río tienen respuesta a esta objección: Fernando I y su entorno, temiendo el robo de tal tesoro, lo habrían mantenido en secreto para no llamar la atención. ¡Solucionado! Sin embargo, no es necesario subrayar lo que estas teorías deben a las del complot y del secreto. No obstante, se debe tener en cuenta que cuando Fernando I se hizo con las prestigiosas reliquias de San Isidoro de Sevilla en 1063, las recibió con gran pompa, junto con su esposa y sus hijos, sus magnates, sus clérigos y toda la población de León.

La erudición desplegada por los autores muestra rápidamente sus limitaciones. Así, cuando reproducen una imagen que muestra a Perceval orando ante el Grial, custodiado por tres ángeles, el pie de la imagen señala que se trata de una “miniatura iluminada medieval”. ¿Cuál? Imposible saberlo, por la simple razón de que, en realidad, se trata de un tapiz pre-rafaelita realizado por el taller de William Morris y expuesto por primera vez en Londres en 1893! La edición inglesa, que toma la imagen en su cubierta, ha rectificado el pie que, al parecer, no había molestado a los autores en un primer momento.

Los mitos tienen su historia. El del Grial es presentado aquí como eterno, es decir, tan antiguo como los acontecimientos a los que se refiere (la Pasión de Cristo). Ahora bien, incluso si se encuentran algunas menciones a la copa de la Última Cena a partir del siglo V o del VI (la guía para uso de peregrinos denominada “Brevarius A”), los orígenes del mito se remontan al final del siglo XII y a los romances franceses denominados “del Grial”. Estos son tratados brevemente en el libro, pero de manera confusa. En efecto, más que tratar de buscar en ellos un punto de vista positivista de las alusiones a la realidad, conviene estudiarlos por lo que nos relatan de la sociedad feudal, de la que nos ofrecen una imagen codificada.

En definitiva, lo que más sorprende de esta historia del Grial leonés es que venga de la mano de una profesora de la Universidad, autora, por otra parte, de trabajos estimables. Y es aquí donde reside la gran originalidad de este “descubrimiento”, más que en la pretension de poseer una reliquia célebre. Existen, por otra parte, otros supuestos Griales, en Hawkstone Park (Shropshire, Reino Unido), en Nantes, en Génova, en Dublín, en Nueva York o en Valencia. ¿No decía Calvino a propósito de la gran cantidad de trozos de la cruz que “si se recogieran todos bastarían para llenar un gran barco”.

La “invención” de una reliquia tenida entre las más prestigiosas es un efecto sin duda colateral del éxito de Indiana Jones y la última cruzada y del Código Da Vinci. Pero estas ficciones se ofrecen ni más ni menos por lo que son: ficciones. Escribir un libro académico, provisto de una bibliografía de quince páginas (en la que el autor de estas líneas hubiera preferido no figurar), con más de 350 notas pseudo-eruditas, para defender la teoría resumida aquí, no trae más consecuencia que la de borrar la línea roja que separa el trabajo científico del que hace el novelista. El “oficio de historiador”, tan querido para Marc Bloch, queda ridiculizado.

Puede uno reírse, pero con la condición de decirlo claramente.

— — —
Patrick Henriet, directeur d’études a l’École Pratique des Hautes Études
(Artículo publicado en la revista francesa L’HISTOIRE, Nº 412/JUNIO 2015)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Ahora resulta que un gabacho envidioso, dice no se que del Santo Grial. Este señor, será muy leido en su tierra o aldea, pero nada sabe del poder de Dña. Urraca Infanta de León, que adornó con piedras y oro de su corona, el tal cáliz, hace de esto como mil años, cuando no existia ni Francia ni na de na en Europa. La envidia es mala consejera.

  2. ¿Envidia? ¿Gabacho? ¿dice no sé qué?… un poco más de nivel en los comentarios, por favor…

  3. Julia

    Lo que ha escrito el Dr.Henriet es lo que piensa toda la comunidad científica española, q aún se rie cada vez que se nombra el grial. Acaso algun historiador avaló semejante disparate?. El domingo dieron una opinión muy discreta de lo q en realidad piensan. Que la vendan turisticamente como la copa de dña. Urraca, pq en verdad es una excelente obra de arte y nadie seguirà tomandonos por paletos, pero, claro, eso no da dinero a los inventores de semejante disparate.

  4. Paco

    Ese “Gabacho”, es nada menos que el director de la Escuela de Altos Estudios de París, además de un hispanista reconocido. Lleva toda su vida estudiando el mundo de la religiosidad medieval. Vamos… un “mindundi envidioso”. Como lo serán también el señor Estepa del CSIC y el señor Ayala de la Complutense, ambos catedráticos en Historia Medieva. ¡¡¡ Es todo una conjura judeo-masónica!!! Por Dios, cada día somos más paletos….

  5. Camino

    Los autores no dicen en ningún momento que sea el Grial ni que perteneciera a Jesús, sino que los pergaminos encontrados apuntan que el cuenco superior del cáliz de Doña Urraca apuntan a la gran posibilidad de que ése sea el mismo del que se habla en esos documentos, sobre todo por el detalle de la esquirla con la que se enterró Saladino, ya que este cuenco tiene un golpe provocado por una herramienta… no olvidemos que para los musulmanes Jesús de Nazaret es un profeta y no iban a dejar irse ese cuenco sin más, no fuera a ser que lo que decían los cristianos de Jerusalem fuera cierto… en ese mundo de religión esas cosas son importantes). El libro en sí explica lo que está claro, pero es que en esta entrevista que te dejo hasta Margarita Torres-Sevilla dice claramente que “no se puede demostrar que sea la copa que usó Jesús en la Última Cena, sino que es muy probable que sea la que los documentos indicaban que estaba en la iglesia en la que se veneraba”.
    El libro,se refiere a una conclusión de un estudio científico que afirma lo que afirma, que hay una pista importantísima que dota al cáliz de Doña Urraca de una importancia histórica sin igual, pero que hay que seguir investigando (y esto lo apunto yo: porque aquí los musulmanes le pudieron dar gato por liebre al emir de Denia, que se lo cedió a Fernando I de León; porque los cristianos se lo pudieron dar a los fatimíes cuando se lo llevaron a El Cairo, y porque quién sabe cómo narices llegaron a creer que era el cáliz de Cristo en la Última Cena) sobre esta pista aparentemente tan irrefutable; aunque todo lo sea, gracias a la Ciencia.
    Queda bastante claro y meridiano que ni ella ni José Miguel Ortega defienden que sea el ‘Santo Grial’ ni que sea siquiera una copa que tocara Jesús de Nazaret. También queda meridianamente claro que muchos periodistas no escuchan, porque titulan con algo que Margarita Torres no llega a decir sino que además lo desmiente de forma clara: que sea el ‘Santo Grial’.
    http://www.ivoox.com/margarita-torres-el-santo-grial-se-encuentra-en-audios-mp3_rf_2974218_1.html

  6. Suso

    Cómo reculamos…

    Ahora no lo defiende. Pero cuando salía en todas las televisiones diciendo “sin ningún género de dudas” el de León es el grial, ¿entonces qué?
    Pero ya no es sólo eso. Dejando al margen si lo dijeron o no (que va a ser que sí), Camino, lee detenidamente el trabajo del Dr. Henriet y te darás cuenta de que metodológicamente el libro es una auténtica chapuza. Todo lo que no debe ser un análisis histórico serio; como él muy bien dice, una burla al oficio de historiador que tanto amaba Marc Bloch.
    Hay cosas de primero de carrera: un rey medieval que “descubre” o se inventa una reliquia y no la expone a los cuatro vientos es un auténtico despropósito. Nadie se lo puede creer. Las reliquias son un símbolo de poder y prestigio en la época. De hecho, mira lo que hizo el mismo rey con los restos de San Isidoro.
    De los documentos mejor no hablar… si no pregúntale al propio traductor qué opina del libro.

    Ya era hora de que gente con criterio saliera al trapo. No sé a qué esperan los profesores de la ULE y el Instituto de Estudios Medievales para sumarse…

  7. carramigel7

    Ahora resulta que la Infanta del reino más poderoso e influyente de la cristiandad, era idiota y por ser de esa manera, utilizó las piedras y el oro de su corona para adornarlo. Ahora resulta que un erudito franco, sabe más que Lepe y considera que es un camelo. Para mi este señor no es nadie, solo un gabacho envidioso.

  8. Dicen que la ignorancia es mucho más atrevida que la sapiencia… Desde mi labor como moderadora de comentarios, insisto: abstenerse de insultar en esta página. He borrado dos comentarios y seguiré borrando los que no mantengan un mínimo nivel, al menos, de educación.

  9. Suso

    La moderadora tiene toda la razón.
    Es imposible discutir razonadamente con quien sólo esgrime insultos.
    La obra y los autores han quedado en evidencia y ahora sólo les queda patalear. Pues vale…
    Para los que amamos la Historia no hay nada más doloroso que la manipulación del pasado, ya sea ésta por motivos políticos, por buscar la notoriedad en los medios o por intereses económicos. Y como dice el profesor Henriet -y corroboran punto por punto los profesores Estepa y Ayala-, resulta triste que esa manipulación la lleve a cabo un profesor universitario.

  10. carramigel7

    Por lo visto el bueno es el valenciano, ya saben la ciudad donde la corrupción llega al 4º piso. Un saludo.

  11. ¿y qué tendrá que ver una cosa con la otra en el caso valenciano? ¿y que es eso de “por lo visto”? Ya digo (no a todos, solo a algunos) que un poco más de nivel no estaría mal.

  12. Julia

    Hay una gran diferencia entre erudito y científico. El doctor Henriet es un prestigioso científico, con una trayectoria investigadora cimentada sobre una metofología seria y rigurosa, lo que le avala su discurso y le otorga gran predicamento en la comunidad científica internacional; por el contrario, la teoría del grial leonés es pura erudición. Erudición q está emsombreciendo el valor artístico de una pieza muy importante y, màs aún, la degrada a una competencia absurda, como es la q buscan algunos con el “grial” de Valencia. Hay que darle a la copa de dñ. Urraca, junto a otras obras de arte leonesas, una mayor proyección y dejarnos de competencias q no llevan a ningún sitio. Bueno sí …. a que nadie nos tome en serio y a que se rían de lo ingenuos q somos pretendiendo q alguien se crea q hemos encontrado una “reliquias”. Estamos en el siglo XXI y no en la época medieval. Afortunadamente la gente tiene mucha más cultura y no es tan fácil de engañar.

  13. carramigel7

    Eruditos y pertinentes señores. Vds. seguramente, de niños no tuvieron la oportunidad de sostener en sus manos la copa, yo si,…ya saben ilustres contertulios bastante afrancesados. Hay fuerza en la pieza, claro que Vds. eso nunca lo sabrán. Doña Urraca, no era una infanta cualquiera, fue reina de Zamora…muy cristiana ella. A santos de que se va a montar una copa real de largo racorrido. Vds y sus sapiencias no saben nada, solo repiten lo que otros graznan. Todo es una patraña y Vds. los cultos, son parte de ella. Piensen menos.

  14. Suso

    Ahí le has dado: “El grial tiene fuerza”; “Piensen menos”.
    Ante esos argumentos de peso me quito el sombrero.
    Que la fuerza te acompañe.

    “Lejos de nosotros la perniciosa novedad de discurrir”, que decían aquellos.
    Queda demostrado que, dado que no estamos ante un estudio científico, lo único que nos queda es remitirnos a los supuestos poderes sobrenaturales del caliz.
    Pero que conste que hasta el señor obispo de León se ha desmarcado de estas patrañas. Que ya es decir…

    Un afrancesado

  15. carlos javier taranilla de la varga

    Estos argumentos son idénticos a los que expuse en mi libro Breve historia de las Reliquias leonesas, publicado en octubre 2014.

  16. Carklos Javier Taranilla de la Varga

    Para Camino. Sí dicen Torres y Ortega en su libro que se trata del Santo Grial. Léase la pág. 19: “Aquí comienza el hallazgo del Santo Grial, el descubrimiento de la Copa con la que Cristo compartió su Última Cena…”.

  17. Paco

    Mi reconocimiento a Carlos Javier, que antes que nadie desveló el engaño y abrió el camino.
    Es una pena que el mundo académico tardase tanto en reaccionar.
    Por cierto, lo de que León era el reino más poderoso e influyente de la cristiandad es otra paletada más.
    Solo hace falta mirar la iglesia palatina de Palat de Rey y compararla con Aquisgrán, Santa Sofía de Constantinopla, etc.
    El reino de León era lo que era. Seamos serios, por favor.

  18. luis miguel

    En nuestro León somos muy dados a descalificar constantemente todo aquello que viene de fuera y asi nos va. Vamos a quedar, como provincia, para coto de caza. Nos lo merecemos………………..

  19. Carlos Javier Taranilla de la Varga

    Gracias, Paco. No recuerdo si empleé yo esa expresión “más poderoso e influyente de la cristiandad” (no tengo el libro ahora a mano). De haberlo dicho me faltaría matizar “en la península”, por supuesto que no en la Universitas Christiana.
    Próximo lunes, 13,15 COPE León.

  20. Ana

    !Madre mia, dña Urraca, sin quitarle mérito, fue nada menos que la reina de Zamora y, además, muy cristina!. Mis dudas ahora es ¿en que nivel colocamos a otras mujeres tan poderosas como Teodosia o las fundadoras de ordenes monásticas?; ¿es ese argumento suficiente para poner en duda la opinión de unos señores que han dedicado su vida profesional a estudiar la época medival -Estepa, Ayala, Henriet y muchos más q no han expresado su opinión sobre el tema en los medios de comunicación ?. Me imagino que igual que un médico no sale a la prensa a dar su opinión cada vez que un milagro pero dice sanar, imponiendo con sus manos, enfermedades para las que la ciencia no tiene aún medios, un historiador riguroso hará lo mismo con este tipo de farsas que se publicitan en Cuarto Milenio.

  21. Carlos Javier Taranilla de la Varga

    De acuerdo, pero cuando solo lo sostenía mi libro, nadie decía esto ¿eh?

  22. Carlos Javier Taranilla de la Varga

    Se ha hecho el silencio?

  23. julia

    el que desprecia al “gabacho” que consulte este enlace http://biblio.shmesp.fr/index.php?q=auteur:(Patrick+Henriet)&limite=20
    ¿a quién tiene q envidiar?

  24. Rocio Cerrudo González-Granda

    Sobre lo escrito por CARRAMIGEL7
    Su vocación a la verdad confiere al profesor D. Patrick Henriet una indiscutible e indisociable calidad humana y profesional.
    Así, confundir en él lo que es mera honestidad con envidia es un desatino que revela un absoluto desconocimiento de su persona. Lo impopular –llegado el caso– de sus declaraciones pone de manifiesto su recta intención.
    En todo caso, hasta aquí, el error acerca de su figura podría ser disculpable. Ahora bien, el errar de esta forma y el recurrir, además, al epíteto de “gabacho” cuando se cuenta con la pública evidencia de que nos hallamos ante un amante de España –como prueba el esfuerzo y el trabajo de quien ha tenido la voluntad de conocer nuestra lengua y nuestra patria llegando a convertirse en un hispanista– se vuelven ineludiblemente contra quien de esta guisa trata al profesor.
    Dedicado a uno de esos docentes excepcionales y más español que muchos españoles que dejan una impronta indeleble en sus alumnos aun después de 27 años, gracias, precisamente, a su declaración de la verdad.
    Rocío Cerrudo González-Granda
    Patriota española

  25. Carlos Javier Taranilla de la Varga

    Deberían sentirse ridículos quienes critican a una figura como P. Henriet solo porque no quieren reconocer que se tragaron el “topo” de la pseudoinvestigación ahora ridiculizada.

  26. Carlos Javier Taranilla de la Varga

    De todas formas, hay que tener en cuenta que el tema del Cáliz de Dª Urraca versus Grial se ha sostenido por la prensa local (Diario de León) que un día sí y otro también repetía machaconamente que Margarita Torres era la “descubridora” del Santo Grial leonés. Otras veces decía solamente “la copa que los cristianos consideraban…”, dando por buena la teoría de su libro, ahora RIDICULIZADO. Con su gran tirada de 140.000 ejemplares propagó la noticia. Pero en las clases, digamos cultas, no calaba por lo general, con el ominoso silencio de la ULE. Ahora, el tiempo, que da y quita razones, ha puesto las cosas y a cada uno en su sitio.

  27. Carlos Javier Taranilla d ela Varga

    Hoy vuelve a la carga el Diario con lo de descubridora del Grial.
    Da igual que les ridiculicen, no les para ni Deu.

  28. La ignorancia es muy atrevida, la envidia más.

  29. Julia

    Gracias Eloísa por no censurar a los científicos.

  30. Carlos Javier Taranilla de la Varga

    Sí, Eloísa. Torres y cía arrecian las críticas científicas

  31. Julia

    Quién inventa la historia no es historiador, la utiliza con otros fines, pero afortunadamente hay investigadores serios y, ante todo, profesionales para poner las cosas en su sitio.
    http://www.revistadelibros.com/discusion/la-invencion-de-
    una-reliquia-en-el-siglo-xxi-el-grial-de-leon-en-las-cronicas-arabes

  32. Pingback: EL SANTO GRIAL DE LÉON ¿AUTÉNTICO? LA LEYENDA DEL OBJETO MÁS DESEADO DEL MUNDO – BaluArte

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: