Bonhomía

Santiago Rodríguez Magallón.

Santiago Rodríguez Magallón.

Por LUIS GRAU LOBO

A menudo la gente que importa, como tantas cosas que importan, ni sobresale entre la multitud ni aparece en los periódicos. A menudo éstos, que se supone reflejan lo que importa a todos, se pueblan de personajes encorbatados y ufanos, que asisten a cenas de copete y se saludan con fingimiento cómplice. Son siempre los mismos y siempre sonríen igual, como si algo bueno se debiera a su mano y en esos saraos les reconocieran tales aportaciones, una largueza que nadie (ni ellos) se cree. Se dan premios entre sí, incluso, para hacerse más fotos y ocupar más titulares con “apuestas” y “propuestas” que sabemos nos van a costar algo, y seguramente no tengan ninguna utilidad o trascendencia.

Sin embargo, hay otra dimensión que transcurre entre personas ajenas a esas luces de comedia. Gente que procura el bien común sin más recompensa que la del trabajo bien hecho y la pelea en causas que merecen la pena. Sencillamente se educaron así, o no entienden su vida sin que tan desprendidas dedicaciones le den un sentido. Suelen ser personas que no reclaman nada para sí, visten y hablan con humildad pero con firmeza, escuchan y pasean, conocen a todos y de todos son conocidos y sabemos que podemos recurrir a ellos si sucede algo injusto, como también que no recurrirán a nosotros si pueden evitar molestarnos. Son ciudadanos necesarios que no gustan de apariciones, ni se sienten imprescindibles ni les gustaría que lo creyésemos. Pero lo son. Se nos ha ido uno de ellos: Santiago Rodríguez Magallón. Un hombre menudo, con voz de profeta tranquilo, palabra justa y sincera. Santiago estaba donde había que estar, en las causas que le importaron desde siempre: la justicia social, la conservación de la naturaleza,  la defensa de los desamparados, la educación en libertad… ahí es nada. Quizás no le dediquen una calle. No hace falta, muchos lugares lo recordarán sin necesidad de placas. Su paso mejoraba las cosas. No descansará en paz, porque Santiago, el de Urz, no descansaba.

(Publicado en La Nueva Crónica de León, el 14/1/2017).

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: