Terciopelo azul

Cancamusa 27. Febrero 2017. © Fotografías: José Ramón Vega.

Cancamusa 27. Febrero 2017. © Fotografías: José Ramón Vega.

El fotógrafo José Ramón Vega y el poeta Víctor M. Díez continúan con su original sección creativa para TAM TAM PRESS. Se titula “CANCAMUSA” y tiene periodicidad mensual. Cancamusa es un término utilizado, con frecuencia, en el mundo de la magia y que viene a significar: dicho o hecho con que se pretende desorientar a alguien para que no advierta el engaño de que va a ser objeto. El mecanismo de la sección consiste en la propuesta, por parte de Vega, de tres de sus fotos, en principio, inconexas entre sí, sobre las que Víctor M. Díez debe escribir, improvisar, armonizar un texto que cree un trampantojo poético. Nada por aquí, nada por allá. Sin trampa ni cartón. ¿Dónde está la bolita?

Aquí va la vigésimo séptima entrega:

Terciopelo azul

Fotografías: JOSÉ RAMÓN VEGA
Texto: VÍCTOR M. DÍEZ

CANCAMUSA (Febrero 2017)

© Fotografía: José Ramón Vega.

© Fotografía: José Ramón Vega.

‘Lloro porque tú no lloras’, le dicen a la gélida Julie (Julliette Binoche), en la película Azul de Krzysztof Kieślowski, cuando se muestra impertérrita ante la muerte de su familia. ‘Se lo han llevado todo, sólo queda el colchón…’, le dice ella a su nuevo amante, por teléfono. Sí, hay algo frío, egoísta en el azul. Una búsqueda personal tan contradictoria como todas. Una exploración muy personal de la libertad individual, tan quimérica como necesaria, en ocasiones.

Camino por el azul hacia el agua no tan azul. El pantalán parece una pasarela, un trampolín hacia la oscuridad final. Pero, de cuando en cuando, arriba un barquito velero al muelle de nuestros ojos y nos dejamos llevar por la marea. N´est pas?

© Fotografía: José Ramón Vega.

© Fotografía: José Ramón Vega.

Es la imagen una partitura. Tiene dos ojos. Quien mira, no puede evitar tener la sensación de que el plano de la izquierda va y el de la derecha es de venida. La nave va. ¿O no, Federico? La casa avanza como la vida y el agua vuelve como pura memoria en aluvión.

Había, de ida, una copla de la bahía Cáiz:

El barquito de vapor
está hecho con la idea
que en echándole carbón
navegue contra marea.

Otra, sonaba a cumbia de vuelta, desde el río Magdalena de Colombia:

Era la piragua de Guillermo Cubillos
Era la piragua, era la piragua…

Doce sombras, ahora viejos ya no reman,
ya no cruje el maderamen en el agua,
solo quedan los recuerdos en la arena
donde yace dormitando la piragua.

© Fotografía: José Ramón Vega.

© Fotografía: José Ramón Vega.

Todo flota en un añil que tiene la urdimbre de los sueños. Como en aquella canción de Bobby Vinton, que Lynch nos metió en el cerebro por una oreja cortada y llena de hormigas.

Ella vestía de terciopelo azul.
Más azul que el terciopelo era la noche.
Más suave que el satén era la luz
de las estrellas…

Una especie de tristeza, Kind of blue, cae sobre los durmientes, atrapados por la luz de la mañana. Las imágenes son translúcidas como el lino y la gasa, como las tulipas de tela o cristal. Hay una bruma, hay humo imaginario de chamanes. Dos cuerpos flotan en el cine de las sábanas blancas.

Un Comentario

  1. nino

    muy chulo,textos y fotos. Gracias!

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: