“La sombra”, un micro-relato de Toño Morala

Se abraza la sombra al vacío…
Se abraza la sombra al vacío…

Por TOÑO MORALA 

La calle, esa maestra del todo y la nada; esa inseguridad que te atenaza en la ansiedad; ese torbellino de miradas oscuras y silenciosas que atormentan al corazón, mientras la sonrisa se olvida de ti… parece que nunca estuvo entre la comisura de tus secos labios. Y te acercas cada día más a ese laberinto de soledades compartidas; de misterios que solo alcanza a entender la mesura de los sueños que te despiertan. Entonces recuerdas que estás vivo y tienes que salir. Al abrigo de las farolas y su tenue luz, vas escuchando el silencio y el eco de tus pasos, mientras tu sombra se diluye larga e inalcanzable; a veces te dan ganas de abrazarte a ella como náufrago sin mar y, entonces, ella, huye de ti despavorida, te tiene miedo; tu propia sombra te tiene miedo… te tiene miedo.

1 Comment

  1. Magistal ese final, Toño Morala. Cuando hasta la sombra huye de nosotros por miedo es que nuestra vida ha huido también de sí misma.

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .