El abrazo

El buen abrazo de la sabia naturaleza…

Por TOÑO MORALA

Justo allí, detrás del horizonte, donde la mirada se pierde entre el olvido y la desmemoria, vivían seres escurridizos y sin nombre. No existían las sonrisas, mientras los labios apenas susurraban; eran seres intranquilos que apenas dormían, apenas se comunicaban entre ellos… todo era desolación y frío, soledad. Habitaban tierras asustadas y llenas de guijarros y argañas. Se alimentaban de dudas y podredumbre y, cuando morían en aquel infierno, la esperanza se reía de ellos… aquel tiempo se convirtió en una percha que sostenía lágrimas calcinadas. Mientras las preguntas se desnudaban… algunos cruzaron el horizonte y se abrazaron al calendario de vidrio, pero era tan frágil, que se rompió con solo llorarlo.

Un Comentario

  1. María José Montero Núñez

    Sencillamente, bello.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: