Poesía y poeta en la calle…

La calle, ese inmenso verso inacabado…

Por TOÑO MORALA

La calle… nadie miraba alrededor de su mirada, nadie escondía las palabras traicioneras, ni las sonrisas hipócritas; casi nadie dejaba sus lágrimas sobre el suelo agotado de andares turbios y solitarios. Sí, todos rodeados de bullicio, gentío, sonámbulos en las tardes perdidas de soledad acompañada y de aquel silencio tan lleno de ausencias. La observación y el latir tranquilo le convertía en un ser cabizbajo y taciturno, pero había en él algo que lo delataba; era aquella sublime observación de la ruta de la vida. La calle, tan llena de poesía, le dejaba siempre con la duda en el pensamiento, pero más tarde, cogía el lapicero y la libreta y se explayaba escribiendo versos llenos de desencanto y colores oscuros. De vez en cuando, y cuando pasaban los niños delgados y pálidos, les sonreía y les escribía cuentos para noches desalmadas. Al otro lado, alguien fingía alegría.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: