Olmedo Clásico 2018 / Sátira y música para un mundo de mujeres

“Las mujeres sabias”, de Molière, en el Festival Olmedo Clásico. Fotografía: Pío Baruque Fotógrafos.

El Festival Olmedo Clásico, celebrado entre el 13 y el 22 de julio, subió este año el telón con el espectáculo Las mujeres sabias del dramaturgo francés Molière. Una crítica a los excesos del ser humano, comportamiento que prácticamente sigue las mismas normas de acción desde la antigüedad hasta la actualidad. El autor del texto sí que fue un adelantado, sin embargo, en centrar su narración en el papel de las mujeres.

Precisamente Las mujeres sabias ha sido el espectáculo escogido por Jorge Fandos para introducirse en el campo de la crítica como alumno del XII Curso de Análisis e Interpretación para actores “Fernando Urdiales”, ofrecido en el marco del Festival.

Por JORGE FANDOS

Olmedo Clásico abrió este año el festival con el montaje Las mujeres sabias, un texto de Molière, que, sin duda, como todos los clásicos sigue en boga en su retrato de la naturaleza humana y muy cercana a nuestra vida actual, pues, al fin y al cabo, nuestra forma de ser movida tanto por nuestros vicios y defectos como por nuestras bondades y pasiones siguen formando parte de nuestro leitmotiv en nuestro día a día, sobre todo, si nos fijamos en cómo nos interrelacionamos.

Otro hecho que lo hace muy actual es al fijar el acento en las mujeres, algo que no era tan habitual en la época en la que se escribió y que hoy en día está más de moda que nunca en la lucha por defender el papel de la mujer en la sociedad.

Presentaba una escenografía sencilla y efectiva, que daba juego a los distintos números musicales y las diferentes estancias en las que transcurría la obra. Un minimalismo muy de moda y que ya estaba inventado en la época de las corralas en las que la imaginación del público rellena lo que nos están proponiendo. Además en este caso en particular y apoyado por la iluminación, la muralla tras el escenario se incorporaba a la escenografía, todo un lujo.

En esta adaptación musical, el grupo Vértice, dirigido por Andrés Alemán, ha acercado la obra a nuestro tiempo por medio de una acertada y cuidada indumentaria en la que guarda un cierto cromatismo entre todos los personajes, aunque también creo que se han utilizado los tonos para remarcar la personalidad de los roles.

“Las mujeres sabias”, de Molière, en el Festival Olmedo Clásico. Fotografía: Pío Baruque Fotógrafos.

Las mujeres usan tonos claros, mientras que en contraposición los roles masculinos van marcados por tonos más oscuros. La tonalidad también va pareja a las personalidades de los personajes,  siendo el más oscuro de todos el de Trissotini, que ayuda a remarcar la oscuridad de su carácter, la ambición, las mentiras… mientras que el abrigo gris de Aristo simboliza la debilidad de su personalidad  y siguiendo con este juego el personaje masculino que más claro va vestido es Cornelio, simbolizando que es el de instintos más puros.

Este mismo juego con los tonos lo llevan igualmente las mujeres pues si nos fijamos, Enriqueta que simboliza una vida más honesta y menos excluyente, lleva las prendas más claras en contraposición a su madre, tía y hermana.

Los divertidos números musicales sirven para  acercarla  a nuestro tiempo, además de utilizarlos para explicar la trama y subrayar la diferencia entre las clases sociales y su carácter excluyente y elitista. Creo que con ello consigue dejar más claro al público la crítica que se está haciendo con el texto.

En este juguete cómico le han dado una vuelta de tuerca a los personajes que encarnan, llevándolos al extremo para ayudar a la crítica y la denuncia ridiculizando sus defectos y ayudando a mantener el tono de la comedia.

Este aspecto lo podemos ver en la parodia del personaje de Trisssotin y cómo exagera sus movimientos y modulaciones de voz a la hora de recitar los poemas que compone y las reacciones de las mujeres sabias. De ellas destacaría el papel de la tía Belisa, interpretada magistralmente por Daniel Acebes, que sin abusar de las afectaciones en las que se podía caer al interpretar un hombre a una mujer, consigue poner aún más de relieve si cabe la comicidad del carácter del personaje.

En todo momento tenía en la retina la actuación de Nathan Lane en la comedia Una jaula de grillos a la que nada tenía que envidiar. Por cierto, me gustaría aprovechar para transmitirle que estuve encantado de ser escogido por su mirada y así convertirme esa noche en su Caballero de Olmedo.

En definitiva, el reparto se divierte tanto con esta sátira, que crea una energía que se hizo patente sobre el escenario y que transmitió al público rebasando las tablas, pues todos los que allí estábamos como mínimo nos divertimos con esta obra.

— — —
Jorge Fandos fue alumno del
XIII Curso de análisis e interpretación actoral Fernando Urdiales, desarrollado en el marco de Olmedo Clásico.

 

Un Comentario

  1. Daniel Acebes

    Muchas gracias por tu comentario y un placer que fueras “el caballero de Olmedo de Belisa “
    Graciasssss

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: