Adiós al poeta leonés Félix Barajas

1 felix barajas

Félix Barajas, en una imagen de juventud. [Fotografía tomada de su muro en Facebook].

Despedimos al poeta leonés Félix Barajas, que falleció en León el pasado 7 de agosto de 2019, a los 76 años de edad. Y lo hacemos con un poema de su libro “El ámbito y las manos” (León, Ed. Celarayn, 1981), el único que publicó (aunque siempre tuvo trabajos inéditos de poesía, cuento, teatro… en el cajón) hace ya casi 40 años.

Félix Barajas, quien a lo largo de su vida tuvo que padecer la incomprensión de gentes y organismos públicos por su discapacidad (“Extraño. Siempre me veréis como un repulsivo extraño…”, arranca su amargo poema titulado “Amigos, a vosotros”), estudió Magisterio y después, durante años, peleó muy duro para conseguir ejercer su vocación de maestro. Nunca desfalleció y, así, hasta que logró su plaza de profesor en un colegio de León, durante años sobrevivió trabajando en lo que pudo: auxiliar de oficina, bibliotecario, profesor particular por horas, colaborador de prensa y radio… Durante su juventud participó también activamente en algunos grupos de teatro, como el mítico grupo experimental Grutélipo que dirigió Enrique Fernández, “Kike”, allá por los 70.

También escribió muchos versos, y hasta ganó unos cuantos premios de poesía en los años 60 y 70, hasta que en 1981 se decidió a publicar su primer y único libro, “El ámbito y las manos”, en el que de alguna manera volcó “su alma en carne viva” y “la gran historia de sí mismo”, como anotó Victoriano Crémer en el prólogo. Porque además de ser una persona entrañable y solidaria, Félix Barajas fue sobre todo “un poeta sólido, pacificador de sus propias tormentas, decidido buceador de sus propias profundidades”, en palabras de Antonio Gamoneda.

:: Un poema de Félix Barajas

MONÓLOGO DOMINICAL PARA NADIE
(Notas para un diario íntimo)

A Fernando Guada, poeta amigo.

Sería ridículo si comenzase: “Hoy he sido feliz”.
La dicha es patrimonio de dioses
o de imbéciles.

Aún así, esta confidencia aletea entre bosques,
huele a espuma y a frondas,
humedece mis dedos con su irisado polvillo de ala de mariposa.

Hoy ha sido todo así, de esta forma y no de otra.
Bajo el imperio de mi real gana
como casi siempre, es cierto, pero hoy distinto.

Hasta mi rostro acercó mayo
algo de ese fuego dulcemente audaz
que como un clavel traidor florece
sobre la exultante geometría sensual de las muchachas.

¡Ay, chiquillas en mayo,
volcanes de grana y risa,
epicentro de este seísmo rojo de mi sangre!…

– – –

Me he visto en la risa de todo:
¡la risa del aire mordiendo esta fiesta amarilla!.
¡Sí! Hoy debo escupir síes agudos, rojos,
con el pálpito de las sabinas mitológicas
en su rapto lascivo.

– – –

Si intentase hoy cantar para vosotros,
para quienes sólo puede hacerlo alguien con huellas de herradura
en las espaldas,
tendría que tragarme como una píldora,
como una naranja
esta verdad que me abrasa
y dejar luego a vuestro lado panes aduladores
en su túnica blanca,
“tanto gusto”, “es un honor”, “a sus plantas”
donde quiero hoy gritar

¡LUZ!

¡DESNUDO!

¡VINO!

¡ANARQUÍA!

Pero ahora le hablo solamente a mi pecho,
sin “modales”,
con toda la patria dentro (¡la mía, la nuestra!)
¡con toda la sangre y todo el sol!

¡sin dios!

Con mi verdad a cuestas ante vosotros, los de siempre,
la mayor pericia es el silencio,
este restallante silencio mío que os delata…

¡Qué elocuentes las piedras, las montañas
en su silencio de siglos!

el firmamento (SILENCIO)
las algas marinas (SILENCIO)
la luz
yo.

(SILENCIO)

Porque si yo gritara una vez más, ahora, frente a vosotros,
vuestra cínica sonrisa fijaría en mi pecho el anagrama:

“ENAJENADO”, “LUNÁTICO”, o sus equivalentes…

—”MIRAD: —diríais—. ¡QUÉ DIVERTIDO!…
OTRO PAYASO DE LAS BOFETADAS…
¡CAMBIARÁ EL MUNDO!… SÍ, SÍ. LO CAMBIARÁ… ÉL SOLITO…
¡VAMOS TODOS CORRIENDO A APLAUDIR SU PIRUETA!…”

Pero en vuestros lares putrefactos pronto se aprende a ignoraros.
Y eso hago.

¡Y ahora sí!
Ahora puedo arrancar mis espigas de su asombro
y hablarles
de un cielo naranja con su gesto total de bienvenida,
del deseo de tener nieves frías en las manos,
de que esta tarde, sin ir más lejos,
la amistad reverdeció por nuestra barba
y juntos, todos al unísono
hemos hecho la altiva voluntad de nuestra real gana.

Nos hemos bebido la calle con los ojos,
las cervecerías con lunas hasta el suelo,
el cuerpo de todas las chiquillas
inyectadas de esta luz de mayo por las calles…

Degustar la pulpa en celuloide
de una blanca sinfonía de ternura
engarzada en acordes de magia, de cristales, de luz,
de pálpito
subiendo hasta el sentido tal la yedra
entre los brazos
de un hombre
y una mujer,
creciendo por la arena la sombra de sus vidas.

Ni eso.

Solamente
el perro
y el hombre. No. Mejor sus sombras en el sueño
y el crepúsculo rojo, después, lamiendo la arena.

Renunciar con doloroso regusto a la aventura
con una adolescente a quien quise no hace mucho.

A veces un amigo vale más.

Al menos nos salva de nuestro propio amor egoísta.

– – –

Hablar, reír, levantar la polvareda azul de los recuerdos.

– – –

Y allá, cuando la tarde ya pesa en los ojos
tirar nuestros cuerpos en el club
donde otros, con olor a campo, masticando espigas,
llegaban, sudorosos, y aún así
hambrientos de vida, de mujer, de vino.

Y beber todos juntos, y entre abrazos
cantar juntos también aquellos versos de Atahualpa Yupanki:

“…que hay cosas más importantes
en esta vida que Dios
y es que naide escupa sangre
pa que otros vivan mejor…”

Y, desatado el genio y altas, muy altas las copas
rezar otros versos virginales, recientes, con olor a pan,
salidos de un pantalón vaquero:

“…a ti, mujer de la vida,
a ti, camarero, a ti, limpiabotas,
a ti que ni siquiera me miras,
a ti que trabajas en domingo,
a todos, os amo a todos esta noche…”

Y no he saltado en pedazos por los aires
como una castaña en el fuego
por un puro milagro,
pero en el fondo he amado más que nunca a Federico,
a Ernesto Che, a Whitman
y a aquella muchacha
y al sur…

¿Lo veis?
Nada de esto podría deciros a vosotros
los de siempre.

Por eso hoy, ahora mismo,
desdigo mis palabras,
desando la andadura de mi verbo
y me pierdo en él, me rodeo de su perfume
porque huele a hombredad
y no a muerte con la que sueño ahora tan a menudo.

Hoy necesito escupirle estas voces
a esta sombra terrible,
a esta reconocida sombra que soporto
tan vieja ya y a veces
tan sin estrenar…

Esta sombra roja que llamáis FÉLIX
y que es como una náusea, como un trueno de plomo,
como una marioneta sobre el hilo de los sueños y el barro
que escucha
y se asombra de su luz y de su noche,
y casi nunca desgarra los muros
del sueño desmedido,
y a veces se escupe, se maldice,
se desprecia,
choca contra las paredes…

Yo odio a esta sombra…

Porque hoy, precisamente hoy
amo a todo lo demás,
a Garcilaso, a China, al Tormes, al niño y a la playa.

Hoy amo a todo, a todos, ¡a Saturno!

Hoy despilfarro amor, más no para esta sombra.

Hoy soy tierra propicia para un edén bucólico,
soy monte fértil para flores
de un holocausto
de manos blancas y de corazones niños.

Hoy tengo entre mis dedos
(aún ahora que ya no es hoy,
que es mañana),
algo de ese polvillo de ala de mariposa.

Hoy FUI “casi” feliz.

— — —
FÉLIX BARAJAS
(Del libro ‘El ámbito y las manos’. León, Ed. Celarayn, 1981)

Grupo de teatro experimental Grutélipo en 1970. Félix es el segundo por la derecha, arriba del todo.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

  1. Pingback: En recuerdo de Félix Barajas, una reseña de su libro “El ámbito y las manos”, por Gamoneda (1981) | FARO GAMONEDA

  2. francisco santiago

    La noticia del fallecimiento de Félix Barajas me inspira con tristeza… “Qué poco sitio hay en esta vida para gente tan válida”

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: