#AlertaRoja / “En Castilla y León la Cultura ha sido decapitada”

Ángel Garrido (del Gabinete Técnico de CCOO CyL), Ignacio Fernández (presidente de la Fundación), María Luisa L. Municio (gestora cultural de la Fundación), durante la presentación del informe, este jueves 17 de septiembre de 2020.

El Informe sobre la Cultura de Castilla y León 2020, elaborado por la Fundación Jesús Pereda y el Gabinete Técnico de CCOO Castilla y León, no es optimista, y pinta un presente y un futuro bastante negro, triste, descorazonador. En esta comunidad la cultura ha sido “menospreciada” y, en los últimos diez años, “decapitada” según este informe, el único que se ha realizado hasta el momento en y sobre Castilla y León, y que se presentó este jueves 17 de septiembre, coincidiendo con la manifestación nacional convocada por la plataforma #AlertaRoja para evidenciar la grave situación que atraviesa este sector.

Por ELOÍSA OTERO

“La cultura es un derecho, es un sector productivo fundamental que además genera creación y pensamiento, y hoy más que nunca, la cultura es segura”, insisten desde la Fundación Jesús Pereda tras la presentación de este informe que avanza sobre el realizado en 2018 y que quiere ser una radiografía del Estado de la Cultura en Castilla y León.

El Informe recoge diferentes aspectos de la Cultura en la Comunidad: el empleo cultural, las empresas culturales, la financiación pública de la cultura tanto por parte de la Junta de Castilla y León como de ayuntamientos y diputaciones, el gasto de las familias en cultura o el turismo cultural de la población española. Se cierra con una serie de conclusiones y propuestas a partir de los datos ofrecidos, y de reflexiones de fuentes como el Observatorio de la Cultura de la Fundación Contemporánea o el Informe sobre la Cultura en España 2018 de la Fundación Alternativas.

Los gráficos han sido elaborados por Ángel Garrido, del Gabinete Técnico de CCOO Castilla y León —a partir de los datos del Ministerio de Cultura y Deporte, el INE y los presupuestos y liquidaciones del Gobierno autonómico— y ayudan a comprender visualmente las cifras tan pesimistas que dibujan la situación en esta comunidad.

Así, desde 2011 a 2019, según estos gráficos, “el empleo cultural en Castilla y León cayó un 11,5%, pasando de 26.100 a 23.100, mientras que en España creció un 17,3%”. En cuanto al gasto liquidado por la administración autonómica, “ha caído un 53,8%”.

En su parte final, el informe incorpora además varios artículos de profesionales de la gestión cultural en Castilla y León:

· Miguel Ángel Perez Martín (Maguil), profesor del INAEM y del Máster de Gestión Cultural de la Universidad Complutense así como antiguo miembro de Teloncillo y ARTESA, con una aportación histórica y cualitativa de la evolución del empleo y de la inversión en cultura en Castilla y León.

· Clara Pino y Andrea Martín de Las que habitan la cultura, plataforma para visibilizar, conocer y reconocer a las mujeres gestoras, técnicas y creadoras en Castilla y León, con un análisis de la cultura desde la perspectiva de género así como propuestas para una cultura igualitaria, participativa y estable.

· Arantza Rodrigo, directora del Centro de Interpretación del Folklore del Ayuntamiento de San Pedro de Gaíllos (Segovia) y Premio Diálogo 2018, con una apuesta clara por el derecho a la cultura desde los municipios rurales, con una apuesta clara por la dinamización cultural estable de pueblos y comarcas donde convivan tradición y modernidad.

· Óscar Blanco, coordinador de Cultura y Comunicación, empresa especializada en gestión y comunicación cultural, que aboga por el acercamiento de la cultura a la tecnología, la conexión entre la ciudad y el pueblo en materia cultural, el mecenazgo o la participación ciudadana.

:: ALGUNOS DATOS Y CIFRAS

Haz un click para leer o descargar el informe…

El sector cultural de Castilla y León está lejos de recuperarse de la crisis de 2008 y de los efectos de la pandemia de la COVID-19. Es más, la denominada ‘nueva normalidad’ ha provocado que actualmente sea un sector productivo “menospreciado”, al igual que sus trabajadores, tanto por parte de la Junta de Castilla y León como por parte del Gobierno central.

El sector cultural de Castilla y León prevé perder el 36,5% de sus ingresos en 2020. Además, a raíz de la crisis provocada por la pandemia, “el 28% del sector privado y el 16% del público están en riesgo de desaparecer si no reciben ayudas de las Administraciones” que, tal y como recoge este estudio, “han despreciado al sector en los últimos años”.

“Se ha perdido una década para recuperar la inversión en cultura”, señala Ignacio Fernández, matizando que solo en los presupuestos públicos de 2018 y 2019 hubo una “ligera intención de volver a repuntar la dotación”.

El estudio afirma que la cultura en la Comunidad encierra un “potencial tremendo”. Es más, la aportación del sector cultural PIB del Estado es el mismo que el aportado por agricultura, ganadería y pesca –un 3,3%–. “Nadie entendería que las administraciones públicas se mantuvieran pasivas y no lanzaran ayudas al sector primario”, cuestiona Ignacio Fernández, recordando también que otros sectores productivos, tras la crisis económica del 2008, “medianamente recuperaron aliento, estatus y crearon empleo y aportaron PIB“, algo que no ocurrió con la cultura, que “fue decapitada” en los presupuestos de las administraciones públicas e iniciativas privadas.

Al respecto, el presidente de la Fundación apunta que las diputaciones invierten en cultura de forma irregular debido al “vaciamiento del mundo rural“, mientras que los ayuntamientos “tienen un mejor comportamiento en general” pero también “hacen trampas” pues incluyen en la inversión de cultura “los festejos y los toros”.

El sector cultural en Castilla y León —en lo que se refiere a productividad, creatividad, consumo y movimiento social y de gentes— despierta un “interés tremendo”, que no se corresponde con el que disponen la iniciativa pública y privada.

:: Una década perdida

Frente al “papel vital” que las expresiones culturales tuvieron durante el confinamiento, ya que “todo el mundo consumía productos culturales para superar las circunstancias y había una demanda torrencial”, en la desescalada y la nueva normalidad la cultura ha vuelto a “ser menospreciada, bien porque no ha recibido los estímulos que como sector productivo debía recibir, o debido a que las medidas de prevención sanitaria la consideran prescindible”.

Para Ignacio Fernández, estos diez últimos años “han sido una década perdida” para la cultura “como sector productivo”. A su juicio, “en las anteriores crisis de 2008 y 2010 la cultura fue decapitada, en cuanto a presupuestos y a iniciativas, y ya no ha vuelto a su ser porque, si bien en los últimos años se ha visto un pequeño repunte, con la aparición de esta nueva crisis derivada de la pandemia se va a vivir una situación terrible”.

“El desplome de las inversiones reales lo dice todo”, se puede leer en el informe: “Se argumentará no sin razón que la crisis fue severa, pero siempre se podrá responder que en unos campos mucho más que en otros. El campo de la cultura, a la luz de los presupuestos liquidados, se convirtió casi en un auténtico páramo. En el caso de Castilla y León, por comparación, ese páramo fue mucho más desabrido”.

“No ya lo presupuestado, sino lo liquidado evolucionó en negativo entre 2007 y 2017. Castilla y León rebajó su gasto liquidado en cultura respecto al total desde un modesto 1,44% a un paupérrimo 0,6%. Esa rebaja se produjo así mismo respecto al PIB de la Comunidad desde el 0,25% al 0,11%. Igualmente decayó el gasto medio en cultura por habitante desde los 55,2 euros a los 26,3 euros…”, sigue diciendo el informe.

:: Conclusiones

Una de las conclusiones es que “urge la creación de una Mesa de la Cultura, que al menos garantice una interlocución estable entre las partes y que deje atrás para siempre el simbólico e ineficaz Consejo para las Políticas Culturales de Castilla y León”.

También se considera imprescindible “conocer más al detalle la industria cultural de Castilla y León, aprovecharla y realizar intercambios entre la propia comunidad y con otras; llevar a cabo un estudio de la economía de la cultura con perspectiva de género y fomentar la dinamización de los pueblos a través de este sector”.

Se considera preciso, asimismo, “priorizar la cultura en los presupuestos de las administraciones, separando de los mismos los dedicados a festejos”, y se destaca que “el desarrollo cultural de la población y el acceso universal a la cultura son suficientes razones para generar trabajo cultural con iniciativa pública y privada”.

“La cultura es segura“, sostienen desde la Fundación Jesús Pereda, alentando a las administraciones públicas a “recuperar las agendas culturales” con el objetivo de recobrar parte del músculo que ha perdido por las dos crisis económicas más recientes. “Las fuentes culturales constituyen un notable atractivo para el turismo interior en España y colocan a Castilla y León en una posición privilegiada dentro del país”, apunta María Luisa López Municio.

:: Referencias: “Lo mejor de la cultura 2019”

El informe de la Fundación Jesús Pereda reseña “lo que detectaba acerca de Castilla y León el informe Lo mejor de la cultura 2019, elaborado por el Observatorio de la Cultura de la Fundación Contemporánea, que puede ayudarnos a comprender mejor lo que ha pasado o a actuar de forma más atinada hacia el futuro”.

En dicho informe, hecho público a principios de este mismo año, se indica que Castilla y León ocupa el puesto número 6 por calidad e innovación de su oferta cultural entre las Comunidades Autónomas. Entre las ciudades, Valladolid es la 10, León la 23 y Burgos la 29. Acerca de las instituciones y acontecimientos culturales destacados en el ámbito nacional, el MUSAC (León) aparece en el puesto 28, la SEMINCI (Valladolid) en el 53, el Festival de Teatro de Ciudad Rodrigo (Salamanca) en el 66, la Fundación Cerezales de Cerezales del Condado (León) en el 89 y el Museo Nacional de Escultura (Valladolid) en el 89 de un total de hasta 102.

Por último, detecta las necesidades en materia cultural en nuestras ciudades: “En principio y de forma general, la mejora en las políticas culturales públicas; en segundo lugar, más actividad cultural, más innovadora, con mayor calidad y variedad, más contemporánea e internacional; le siguen los equipamientos culturales, una mejor gestión y coordinación, el trabajo activo para el desarrollo de públicos y, finalmente, la necesidad de una mejor comunicación de la oferta cultural”.

Enlace:

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .