Billy Tipton, el pianista de jazz que en realidad era Dorothy Lucille

Billy Tipton Trio, con Billy al piano.

Por CARLOS DEL RIEGO

Muchas son las mujeres que a lo largo de la historia se han vestido y actuado como hombres para conseguir su propósito (la Monja Alférez, la Dama de Arintero, las piratas Mary Read y Anne Bonny…). La pianista y saxofonista de jazz Dorothy Lucille Tipton decidió hacerse pasar por hombre cuando tenía unos veinte años, al comprobar que sólo siendo Billy podría dedicarse a la música, su verdadera pasión. Y no se descubrió su verdadero sexo hasta su muerte, cuando contaba 74 años.

A comienzos de 1989, Billy Tipton, un veterano músico de jazz que se había pateado gran parte del circuito de pequeñas salas de EEUU, cayó fulminado en su autocaravana en Spokane, Washington. Su hijo William llamó rápidamente a una ambulancia para que atendieran a su padre; cuando los sanitarios le abrieron el pijama para intentar la reanimación se llevaron una enorme sorpresa, pues vieron que tenía pecho de mujer…, cosa que se confirmó al bajarle el pantalón. Los médicos le preguntaron a William si su padre se había sometido a un cambio de sexo, a lo que el joven respondió con una negativa y el asombro pintado en su cara.

Quienes lo conocían no daban crédito a la evidencia, Billy era en realidad Dorothy. Había tenido cinco esposas y adoptado tres hijos, además de  compartir carretera, camerino y escenario con docenas de hombres durante décadas. Tal vez fuera fácil engañar al público, pero tuvo que resultarle mucho más difícil que su entorno más cercano ni siquiera sospechara. Debió ser muy convincente, pues cuando las que fueron sus esposas, sus hijos y sus compañeros se enteraron de que Billy era Dorothy y siempre había sido mujer se quedaron con la boca abierta y sin habla.

Billy-Dorothy nació en Oklahoma en 1914 en una familia acomodada. Creció en Kansas City, donde estudió piano, órgano y saxo, demostrando gran talento y capacidad artística. Su pasión era la música, el jazz, por lo que intentó integrarse en alguna de las bandas que se formaban en el colegio, pero siempre se le negaba por ser Dorothy. Luego buscó trabajo en grupos y orquestas de jazz profesionales, pero la respuesta era siempre la misma: sólo hombres (había una excepción, la pianista de jazz y clásica Hazel Scott), pues existía una norma no escrita que primaba a los hombres, ya que se supone que ellos trabajaban y ellas quedaban en casa. Eran los años 30 del siglo XX.

Entonces, a mediados de esa década, Dorothy decidió probar suerte como Billy. Se vendó el pecho y se puso relleno (cuando alguna vez la venda quedaba al descubierto decía que se había roto las costillas en un accidente). Dado su talento no le fue difícil entrar en el grupo Banner Cavaliers, y lo más importante, obtuvo su tarjeta del sindicato y la Seguridad Social. En adelante sería siempre Billy Tipton, un gran músico. Y no le faltó trabajo, pues en los 30 y 40 del siglo XX, con el potente respaldo de la radio, el jazz sonaba en los escenarios de las ciudades y pueblos más recónditos de Estados Unidos.

Desde el primer momento observó y aprendió a imitar perfectamente los movimientos de hombre, ya fuera en escena o en el trato cotidiano con su familia y sus compañeros. Sólo así pudo mantener su secreto. Según las biografías que se han escrito, Tipton no pensaba que había nacido en un cuerpo equivocado ni era lesbiana; si a efectos legales y sociales se convirtió en hombre fue sólo con el propósito de dedicarse a la música.

Y Billy Tipton, músico de jazz, también flirteaba con chicas. Cuando tenía veinte años empezó a salir con una chica que había logrado éxitos en los concursos de baile (tan de moda entonces), Non Earl Harrell, 14 años mayor que Tipton y una estrella de la modalidad de baile maratón. Luego, con el paso de los años fue cambiando de pareja; June, cantante, una jovencísima camarera llamada Bety Cox, una prostituta llamada Marianne Catanach, y luego Kitty Kelly, una stripper conocida como ‘la Venus irlandesa’, con la que adoptó a sus tres hijos (John, Stuart y William). A finales de los sesenta se separó y se fue a vivir con sus hijos a una autocaravana.

Para no tener relaciones conyugales plenas con sus parejas decía que había sufrido un accidente que le había afectado al pecho y a los genitales, o que una enfermedad le impedía mantener relaciones sexuales; iba al baño solo cuando no había nadie e incluso logró un certificado médico para no enrolarse en el ejército, documento con el que justificaba su imposibilidad sexual. Sólo Cox afirmó haber mantenido una relación sexual completa (cómo lo haría es una incógnita, aunque se pueden suponer algunas posibilidades), e incluso declaró que jamás sospechó que Tipton fuese mujer.

A pesar de esa merma, sus mujeres decían que era amable y cariñoso, y que era capaz de “entrar en intimidad” sin que ellas sospecharan. Kelly lo recordaba como “una persona maravillosa, decente y honesta; era divertido y un gran ser humano, nos gustaba el mismo tipo de música, nos gustamos el uno al otro”. Y también desveló que “ahora sé que quería decírmelo, pero nunca se atrevió”. Según sus hijos, Tipton era un padre ideal al que le encantaba ir de campamento con ellos. William, quien vivía con él en el momento de su muerte, declaró: “Fue el único padre que conocí. Estuvo siempre junto a nosotros. Nunca trasnochó ni se emborrachó ni nos pegó. Teníamos una relación cercana, y como buenos amigos Íbamos al cine, salíamos a cenar o nos sentábamos a charlar. Nunca se me ocurrió pensar que era una mujer”. Incluso Kitty Kelly le reprochaba no ser más duro con sus hijos cuando iban llegando a la adolescencia y se volvían más rebeldes.

Tampoco sus compañeros de trabajo sospecharon…, excepto uno. En 1938, cuando empezó a tocar profesionalmente, compartió escenario con un bajista llamado Wayne Benson, que contó que “parecía un niño, no dije nada, pero siempre me pareció que tenía maneras de mujer, y llegué a convencerme de que era una mujer. Por eso, cuando murió y todo se desveló me sorprendió que nadie más se hubiera dado cuenta”. Sin embargo, otro de los que tocaron junto a Tipton se quedaron perplejos al conocer que Billy había nacido Dorothy; Kenny Richards, cantante y bajista, dijo que “no tenía ni idea de que Billy fuera mujer, no lo supe hasta que murió”.

A comienzos de los cincuenta formó su propio grupo, Billy Tipton Trio, con el que grabó dos álbumes en 1957; sonaban un poco como la banda de Benny Goodman e interpretaban muchos de los éxitos del momento. Los discos tuvieron buena acogida, de modo que les llamaron para tocar en un hotel  de modo estable, pero él rechazó la oferta ante el riesgo de que se descubriera su secreto. También trabajó como promotor y agente de otros músicos.

Desgraciadamente, al ocultar su sexo dejó de acudir al médico, de manera que al fallecer se supo que padecía artritis, enfisema y una úlcera gastro-duodenal que fue la causa de su muerte; ninguna de sus dolencias había sido tratada.

Sólo dos primas suyas estaban en el secreto desde el principio, pero nunca se fueron de la lengua. Por desgracia, Billy no contó nada ni dejó nada escrito.

Visita el blog de Carlos del Riego.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .