Tachando “chochito de oro”, ta-chán

Por PRIMITIVO CARBAJO.— “De momento, dimitió raudo el edil Charlín y nadie osará reproducir la ecografía del chochito de oro, ni siquiera en casa. Por corrección política. Pero todavía, gracias a la escandalera de los besteflorianos, cuando la doña de más arriba sale a los telediarios con sus ojitos, son muchos los que dirían ¡anda, mira, chochito de oro!, pero se muerden la lengua, ta-chán…”