Adiós a Motociclón, orgullo de barrio del heavy

Motociclón.

La banda vallecana ha comunicado el punto final a una carrera en la que han mezclado critica social, costumbrismo y sobre todo un sentido del  humor muy personal.

Por KEPA ARBIZU

El rock en España ha tenido algo parecido a un subgénero en aquel que desprendía, y hacía parte esencial de él, un toque canalla, chulesco y callejero que ha englobado a grupos/músicos como Burning, Ramoncín, La Banda Trapera del Río o Porretas. El último eslabón de esa cadena ha llegado de  la mano de Motociclón, una banda con unas características muy identificativas y personales pero perfectamente englobable dentro de los parámetros antes citados.

Oriundos del barrio de Vallecas (origen marca) y liderados por el carismático, dentro y fuera de los escenarios, Robertez, junto a músicos provenientes de otras bandas como Rip KC o Zinc, han sido capaces todos ellos no ya de crear un estilo peculiar, a medio camino entre el heavy, el rock y el punk, sino un lenguaje, trufado de expresiones marca de la casa, y un universo reconocible e intransferible.

Recientemente, por medio de un comunicado, han anunciado que hasta aquí ha llegado su carrera, compuesta por únicamente tres discos largos pero que han servido de sobra para demostrar su originalidad. Precisamente eso les ha posibilitado ocupar un hueco algo desierto en estos momentos, consiguiendo aunar de manera original la ironía, el humor, la crítica y un peculiar costumbrismo.

Esos pocos álbumes sirven de reflejo fidedigno del mundo global que han dado forma estos vallecanos. En cuanto a lo estilístico no hay diferencias sustanciales entre ellos. Grupos como Judas Priest, Iron Maiden o Motörhead son los que forman su estructura básica. Eso sí, en su búsqueda de un heavy más dinámico y acelerado, no es extraño encontrar también la influencia del punk, no ya en lo desvergonzado de su actitud, sino también en lo estrictamente musical.

“Himnos del Extrarradio” fue su álbum de debut, y con él marcaban las férreas pautas por las que se iba a regir su camino. En su disco posterior “Costras y Tachuelas”, y en el que ha supuesto a la postre su último, “Gentuza”, se irán fraguando nuevos capítulos con unas temáticas y una forma de abordarlas comunes. A lo largo de estos ocho años han ido mostrando viñetas de su forma de entender y de “nombrar” el mundo que les rodea.

El mundo de rock, visto desde dentro, es una de las constantes que aparecerá recurrentemente en sus composiciones y lo hará con formas diversas. Por un lado como una manera de retratar lo que son, o sienten, ellos como grupo  (“Ciclón” o “Soy un Mutante del Rock”), pero también para reírse de los clichés o leyendas que hay en ese “mundo”, ahí está “Supervivientes de la Generación Maldita”, o algún aldabonazo contra la “crítica especializada” en “La Policía del rock”.

Pero probablemente lo más llamativo, y lo más logrado, son sus canciones con un tono costumbrista, y bajo su usual sentido del humor,  dedicadas a retratar la vida de barrio, con sus personajes, sus bondades y problemáticas. Entre ellas se podría citar a “Los Listos”, “Mi Barrio 1983”, con su original homenaje a la mítica canción de Iron Butterfly “In-A- Gadda-Da-Vidda”, o “Ruta 130”. No faltará tampoco una buena ración de crítica social clara y directa como “El Pico”, “Esquirol” o “Antifa de Pastel”.

Incluso (ya sabemos que hasta los mas duros tienen su corazón) hay lugar entre sus canciones para momentos más profundos y nostálgicos, que suelen ir encaminados a glosar sobre aquellos que han tenido influencia en ese espíritu de barrio que tiene el grupo. Valgan como ejemplo “Compadre”, una alegoría a la amistad “barriobajera”,  y sobre todo “Amor de Madre”, en la que el título deja claro cual es su intención.

Muchos ya han quedado cautivados a lo largo de estos años con un proyecto musical original, con desparpajo, ironía y desarrollado desde las entrañas de la calle, allí donde habita una realidad a la que muchos músicos optan por dar la espalda por sistema. Motociclón no solo no hace eso sino que utiliza su lenguaje, sus vivencias para a base de rock duro convertir todo eso en canciones. Los vallecanos tienen previsto dar una gira de despedida, oportunidad perfecta para decirles adiós o para acercarse por primera vez a una excelente “rara avis” del circuito musical.

  1. Para mí ha sido todo un descubrimiento, Motociclón… y me gustan, sí que sí…

  2. Joder, acabo de leeros.

    Mil gracias por comprender perfectamente lo que ha sido nuestro rollo (no todo el mundo lo entendió, más bien unxs pocxs), pero sobre todo, por escuchar y compartir las canciones. Muchas gracias de verdad.

    Os pego aquina las fechas de la gira final. Es pequeña, pero nos dejaremos al vida. Espero que alguna os pille cerca:

    BILBO: 1-jun @ Antzoki kafe Teatro
    OVIEDO: 7-jun @ Santa Sebe
    LEON: 8-jun @ Valentino’s Club
    ARRASATE: 21-sep @ Gaztetxea
    BARNA: 5-oct @ Extraperlo Club. Badalona
    MADRID: 19-oct @ Caracol

  3. Robertez, es que Kepa es mucho Kepa. Pero como yo vivo en León estaré atenta al 8 de junio en el Valentino’s. Saludos y alegría!

  4. Gracias Eloísa!! nos venom pues, en el Valentino!

    Muaca rwaka!!
    Robertez

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: