La herida en el labio de John Coltrane

© Fotografía: Memoria Química.

© Fotografía: Memoria Química.

Por JOSÉ PAJARES IGLESIAS

El viejo espectro de Tom Joad va desgranando una a una las ya uvas pasas de la ira. Desdentado, el anciano fantasma, azotado por el viento del secarral de otra cosecha fallida ve la herrumbre adherida al antaño brioso y lozano John Deere. No es la Gran Depresión. Es el planeta del agujero en las botas, el planeta sabañón, la tierra de las inoportunidades donde todo aquel que quiso hacerse a sí mismo se deshizo rodeado de mocosos con mocos y hambrientos y sedientos y analfabetos y descalzos y con el peto vaquero hiriéndoles los hombros, esos pequeños hombros no de hombre aún que quedan reducidos a sombras después de la hora del ayuno, mocosos de querencia adhesiva bien pegados a mujeres que fueron dulces un minuto en su adolescencia, antes de convertirse en mojama, todo salitre y pellejo duro, con las pupilas en los campos, en el puchero, en la prole semimuerta. Born to run, no te jode. El carromato y las cunetas. Hay muchos sitios donde pasar hambre. Ante nosotros se extienden vertederos y vertederos. Seremos nómadas, y en todas partes seremos nada.

Trane ataca “A love supreme” pero hoy tiene una pequeña herida en el labio. Y el ostinato del bajo sigue y sigue y sigue mientras sangra. A love supreme, a love supreme, a love supreme… y en la calle 52 llueve tanto que Gene Kelly casi se ahoga bailando, pero en el Medio Oeste respiras arena, arena que se queda a vivir en tu garganta, garganta con arena. Ya ves, el día no amanece. Ya ves, la noche se hace larga. Tu voz, que al tango lo emociona, diciendo el punto y coma, que nadie le cantó. El fantasma de Tom Joad me zarandea pero no le temo a él. Temo a los que vendrán después en trenes de mercancías. Algunos tocan guitarras en las que han escrito “ésta máquina mata fascistas”. Otros, beatnicks barbudos empapados en benzedrina y vino barato, entonan un aullido que espanta a los coyotes. Pre-situacionistas, pre-punks, toda la maldita escoria aullando un ostinato unísono de odio supremo. Todos gritando enfebrecidos: “¡no nos importa el hambre, pero no pasaremos sed!” mientras rula la priba y, ebrios, van componiendo un blanquinegro buñuelesco jardín de las delicias. Les fotografío con la cámara de mi amigo muerto, pero de allí sólo salen fotos de gente en hilera hacia el horno crematorio. Temo haber sufrido un empacho de Historia Universal y me relajo con un dry Martini. Y el pobre Trane abrazado a Miles solloza por no poder soplar su amor supremo, pero Miles no es consuelo. Toda la Imaginería Americana golpea ahora mis sienes con fuerza. Está bien, está bien. Los hipsters, el almuerzo desnudo, los americanos de Robert Frank, el Dylan del Village, mi adorado Monk amordazando nazis. Canta, la gente está aplaudiendo, aunque te estés muriendo, no conocen tu dolor. Va siendo hora de otro fin del mundo, pienso de repente. Quizá los marcianos de Welles liberándonos de tanto mediocre. Mejor un poco de sci-fi aunque sea de serie B que toda ésta realidad lisérgica que no soy capaz de digerir. Un racimo de rayos gamma y pasar la dolorosa página, aunque se lleve a Borges, a los Stones, algún haiku perfecto y todas las telas de Pollock. Pobre Trane, con el labio tumefacto. Pobre mundo. Pobre viejo mundo. Cantor, de un tango algo insolente, hiciste que a la gente le duela tu dolor. Cantor, de un tango equilibrista, más que cantor, artista, con vicios de cantor.

Octubre de 2012.

  1. Pájaro

    Qué cabrón, cómo lo cuenta … que lujo, y juro por Gaia que no es nepotismo.

  2. Ya, será chauvinismo filial… jeje…
    Por lo demás, comparto lo que dice el pájaro: qué cabrón, cómo lo cuenta… qué lujo!
    Shi

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: