Tenemos que hablar de Kevin

Por VICENTE MUÑOZ ÁLVAREZ
(Desde su blog: Mi vida en la penumbra)

¿Qué sucede y qué puedes hacer cuando te toca un hijo resentido y ultraviolento y malo?

Esta pregunta (que no la respuesta) es lo que plantea la polémica película de Lynne Ramsay, Tenemos que habla de Kevin (2011), que todos alguna vez (o varias) deberíamos videar antes de embarcarnos en la aventura, se supone que maravillosa, de la paternidad.

A caballo entre el drama psicológico y el thriller de horror, Tenemos que hablar de Kevin (basada en una novela de Lionel Shriver) sigue la estela de las películas clásicas de niños malvados, El otro, La mala semilla, La profecía, Suspense, Quién puede matar a un niño, aunque aporta algunos elementos originales que la aproximan al cine de autor: complejidad narrativa, estructura no lineal, fotografía impresionista y denuncia social.

Tilda Swinton (la madre) y Ezra Miller (el hijo) se enfrentan en un duelo interpretativo de los que hacen época, sacando a relucir sus más deplorables complejos y logrando que el espectador se involucre de lleno en sus emociones y reflexione sobre el por qué de sus actos.

Sórdida, visceral y tremenda, aunque bella en su atrocidad y absolutamente moderna.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: