Adiós 2012, ¿bienvenido 2013?

Han hecho lo divino y lo humano por cambiar el signo de los tiempos. No lo han conseguido, pero este fracaso no es suyo. Los actores han salido a la calle, a protestar, porque la hoja de ruta que llega de los mercaduchos –con minúscula– lleva a la deriva a las gentes de a pie; se han reinventado; han actuado casi gratis total; han continuado con los ensayos eternos, creado trabajo, buscado públicos, pero… no tiran la toalla, a pesar de todo.

Theatre uncutPor MAGDALENA ALEJO

En estas fechas, muchos seres humanos aprovechan para hacer un recuento del año que está llegando a su fin. Propósitos no cumplidos, objetivos del año que viene. A veces sirve para valorar nuestro día a día, a veces para animarnos y otras, para tomar tierra sobre nuestra situación y la de alrededor, sea cual sea.

Si hacemos un repaso del año escénico en Castilla y León, cada uno contará la feria según le ha ido. Ignoro datos fiables actuales, los últimos estudios de hace dos años daban bonanza económica y próspero futuro. En el 2012 el volumen de trabajo: número de actuaciones, contrataciones, ingresos por actividad, intuyo que no ha sido bueno.

Desde hace años me hago una pregunta, ¿cómo lo hacemos para sobrevivir en esta profesión? Mira que soy una privilegiada, vivo del teatro. Ni yo misma lo sé. También lo intuyo.

Señoras y señores la respuesta es: haciendo muchas horas de trabajo, de carretera, compaginando este oficio con otros, restringiendo lo innecesario en nuestra vida y sacando lustro a esa pátina, a esa dureza o callo, que posee la gente cabezota que lucha por  lo que cree.

Me imagino que muchos han pensado alguna vez en “tirar la toalla”, están en su derecho si piensan que van a ser más felices. Pero si alguien quiere ser feliz en las artes escénicas, que no deje la toalla en el suelo por nada del mundo. Es ahora cuando hay que sacar la garra, la energía. Más abajo no se puede caer, solo queda subir.

Hemos bajado los cachés, hemos ido sin ellos a los teatros, nos hemos inventado sitios nuevos para actuar, modalidades, hemos salido a la calle, hemos hecho huelga (bueno todos no, hay gente que todavía piensa que esto no va con ellos), nos hemos asociado, hemos promocionado nuestro trabajo, alentando al público para que vaya al teatro y se estimule con el arte. Nos hemos reciclado, realizado cursos, de todo tipo: de interpretación, de nuevas tecnologías, de gestión. Hemos creado riqueza en la comunidad, puestos de trabajo, hemos educado al público, hemos hecho reír o llorar, emocionarse o reflexionar ante el hecho escénico. Horas de sueño debidas a la almohada, ensayos eternos, musas que no llegan a visitarnos para darnos la solución escénica, teléfonos que no suenan para contratar. Y todo un largo etcétera de actividad y derroche de energía.

Entonces, ¿qué hacemos ahora?, ¿Qué hemos hecho mal? Nada compañeras y compañeros, no hemos hecho nada mal. Solo pediros que en este 2013 lo sigáis haciendo. Que os levantéis cada mañana y a por ello, con ganas, energía, y la toalla solo la uséis para quitaros el sudor del ensayo, que esto lo cambiamos poco a poco y desde abajo, sin esperar a que nadie venga a rescatarnos.

 Os dejo con unas palabras de Joan Brossa: Si un día el teatro muriera, nacería al día siguiente cuando un niño o una niña, en un desván se vistiera con ropajes antiguos, jugando a convertirse en otro personaje”.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: