‘La vida dañada de Aníbal Núñez’

anibal nuñez portada

‘La vida dañada de Aníbal Núñez’ no es una biografía. La figura de uno de los poetas más significativos del último tercio del siglo XX español le sirve al catedrático de Literatura Fernando R. de la Flor como introducción a toda una etapa histórica y de pensamiento (los años 70 y 80) gobernada por un signo negativo, por un aura de fracaso y derrota que, sin embargo, hoy se ve mitificada y dulcificada en alguno de sus agudos perfiles.

Fernando R. de la Flor teje una espiral interpretativa en torno al autor de ‘Alzado de la Ruina’ que alcanza en su evolución todo un campo simbólico, social, esencialmente devastado, en medio del cual aquel esprit fort que fue Aníbal Núñez traza su compleja “poética vital” y termina conduciéndola hacia una suerte de exaltación dionisiaca y felicidad por encima de toda desdicha acontecida.

A los 25 años de la muerte de aquel singular poeta maldito y rebelde, ‘La vida dañada’ reabre y revisita los espacios clausurados de aquella tan especial producción de presencia que ante su tiempo llevó a cabo Aníbal Núñez para extraer de ello algún mensaje valedero para el desustanciado presente. El propio autor, que vivió aquellos “raros” años 70 y 80 llega a un acuerdo tácito con la época: no marcarla como una etapa de desencanto y ello en tanto en cuanto esta pueda todavía revelarse ante nosotros y alcance a mostrar con poderío la natural crudeza en medio de la cual aquellos sujetos y acontecimientos se desenvolvieron.

Aníbal NúñezUn poeta de culto

Aníbal Núñez (1944-1987) nació y vivió en Salamanca, ciudad recurrente tanto en sus poemas como en su abundante obra gráfica –pinturas, dibujos y grabados menos conocidos que sus trabajos literarios, pero a los que dedicó mucho tiempo y esfuerzo–. Si algo destaca de su poesía es su constante, lúcida y valiente evolución, desde una primera aproximación más o menos crítica a lo cotidiano que llevó a algunos a identificarlo con las cabezas visibles de la generación inmediatamente precedente –Claudio Rodríguez, Gil de Biedma o Ángel González– hasta un progresivo despegue hacia el reino de lo lingüístico en el que el referente deja de ocultarse tras numerosas capas de sentidos irónicos para desdibujarse por completo. Su extraordinaria labor en el campo de la traducción literaria –sus versiones, de Catulo a Rimbaud, se han convertido en auténticos clásicos– le proporcionó un modelo de palimpsesto lingüístico con el que jugó con total libertad, aunque siempre sometiéndose a unos rigurosos preceptos de elaboración propia.

Aníbal Núñez permaneció en todo momento ajeno a corrientes, camarillas y etiquetas, atravesando fronteras entre la poesía de la experiencia y el esteticismo de los novísimos, rompiendo diques entre la poesía de vocación social y la búsqueda del rigor formal y de la belleza, hasta alcanzar en muchas ocasiones ese fruto perfecto tan denostado por algunos, capaz, sin embargo, de esconder en su interior una auténtica bomba de relojería construida con precisión…

La imposibilidad de encasillarlo lo alejó del mundo editorial y, casi siempre, de esa crítica que desprecia cuanto ignora. Tras publicar en 1967 su primer libro, ‘29 poemas’, en colaboración con Ángel Sánchez, la editorial Ocnos, una de las más importantes en el panorama editorial de la época, publicó en 1972 el segundo, ‘Fábulas domésticas’, por expreso deseo de Manuel Vázquez Montalbán. Aun así, ni después de aquel espaldarazo encontró un hueco a su medida en los estrechos cauces editoriales. Esta situación parece haberse paliado en buena parte tras su muerte, con la publicación en la editorial Hiperión de una ‘Obra poética’ compilada por Fernando R. de la Flor y Esteban Pujals Gesalí. Con todo, su legado aún no ha recibido ni de lejos el reconocimiento que merece.

Presentación:

  • El libro se presenta este viernes, 21 de diciembre, a las 20 horas, en la Biblioteca Pública de Zamora.
  • Intervendrán el autor, Fernando R. de la Flor, y el poeta Tomás Sánchez Santiago.

Más información:

  1. Gus

    No estaría mal que alguna librería se animase a traer a F. R. De la Flor a presentar el libro en León. Aníbal Núñez sigue siendo muy desconocido en esta ciudad de tantos poetas como bares.

  2. Pues nada, Gus, sólo hay que ponerse a ello y organizarlo. Yo te paso el contacto con De la Flor si quieres…

  3. Gus

    Conozco a Fernando de hace muchos años, pero yo no tengo “autoridad”, capacidad de persuasión ni representatividad o poder de convocatoria para organizar algo así, Más bien pensaba en una publicación digital con muchos contactos como vosotros mismos, quién mejor!

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: