Pseudoescrituras, escrituras y cartografías en papel vegetal

Casilda García Archilla. Foto: L. Fraile.
Casilda García Archilla. Foto: L. Fraile.

Por LAURA FRAILE
(www.ultimocero.com)

Casilda García Archilla inaugurará este jueves, 7 de febrero, la exposición «Dibujos más o menos pequeños (y otras hierbas)», que podrá visitarse en la Sala Municipal de Exposiciones del Teatro Calderón hasta el 3 de marzo.

Organizada en torno a cuatro ejes: ‘Escrituras y pseudoescrituras’, ‘Cartografías y otros paisajes’, ‘Entes diversos’ y ‘Alfabeto digital (y otras hierbas)’, está compuesta por un centenar de dibujos con unas dimensiones que oscilan entre los cinco centímetros del más pequeño y el metro de longitud del más grande, esculturas de pequeñas dimensiones y móviles.

El eje de ‘Escrituras y pseudoescrituras’ constituye el núcleo central de la exposición. Casilda ha incorporado aquí las láminas originales del libro ‘Una conversación con Ana Hatherly‘, realizado conjuntamente con la artista plástica portuguesa a través de su libro ‘La reinvención de la lectura’.

Dentro del eje de ‘Cartografías y otros paisajes’ destacan obras como ‘Que los mapas nunca podrán decirnos qué es lo que ven los pájaros’ (título inspirado en un verso de Eva Villavieja, integrante del Colmo Colectivo), ‘Meandros’, ‘Remanso’ o ‘Algo emerge’, todas ellas de carácter abstracto y realizadas sobre papel vegetal.

‘Vuelve’, inspirado en un poema de Kavafis, está integrado por diecisiete dibujos introducidos en una caja. ‘Escrito enrollado’, realizado en papel poliéster, obliga al visitante a mirar por el extremo de un tubo para descubrir el misterio de un código oculto. ‘Poema emborronado’, realizado en cambio con la ayuda de un bolígrafo y un punzón, está integrado por seis láminas superpuestas sobre acetato conformando una pseudoescritura que, como afirma la propia Casilda, «tiene el aspecto general de un texto pero no significa nada».

Homenajes literarios

Hay también homenajes, como el de la obra ‘Silencios’, realizada en honor a la feminista americana Adrienne Rich, en la que puede verse un texto oculto por la costura. «Con esta obra hablo de los distintos tipos de silencios, sobre todo de ésos en los que ni siquiera se puede plantear la pregunta. Son los silencios de los que no formulan la pregunta que se necesita decir por circunstancias de imposibilidad», aclara Casilda.

Con ‘Ser río’ rinde un nuevo homenaje al escritor italiano Giuseppe Penone a partir de la realización de varias obras que surgen de la inspiración producida tras la lectura de su libro ‘Essere fiume’.

‘Escrito chorreando’, realizado a bolígrafo y rotulador, es un ejemplo más de la pseudoescritura de la artista, donde la introducción del agua da lugar a surcos y tensiones en el papel que hacen de lo escrito un nuevo enigma. Otras obras hacen referencia a amigos y a confusiones producidas por culpa del idioma: ‘Carta que alguien me envía y en la que creo me describe, con mucha melancolía, el paisaje de su tierra’ o ‘Carta que alguien me escribe en japonés inexacto’.

Dentro del eje Entes diversos, Casilda incorpora una colección de dibujos: «Están realizados durante los momentos del café de después de comer, desde la butaca, antes de ponerme a trabajar en obras más grandes. Entiendo el dibujo como un acto íntimo que incluyo en cuadernos privados sobre los que luego dibujo. No hay separación entre escribir, la pseudoescritura y la cartografía», explica la artista. Dentro de este eje encontramos obras como ‘Bola furiosa’, ‘Bola parlanchina’ o ‘Un cronopio es un dibujo fuera del margen, un poema sin rimas’, ésta última realizada en un claro homenaje a Cortázar.

Por último, dentro del ‘Alfabeto digital (y otras hierbas)’, obras ya expuestas en el mes de octubre en el bar La Guajira, Casilda incorpora una muestra de poemas realizados como si fueran textos y compuestos por signos y alfabetos incógnitos en los que se integran elementos vegetales.

Casilda es integrante del colectivo ‘Arañados signos’, surgido en el año 2007 a raíz del Festival Versatil.es e integrado por una veintena de artistas cuyo nexo de unión ha sido la realización de exposiciones en torno a los poetas, poemas y versos de los autores que han ido pasando por el festival. También ha participado en el libro ‘Orden de alejamiento’, escrito por su amiga y compañera de facultad Belén Artuñedo, quien día tras día pudo asistir a la evolución de la obra ya que la propia Casilda iba introduciendo sus avances en su buzón.

Casilda ha realizado también otras exposiciones, como ‘Los seres tan frágiles’, expuesta en la sala de exposiciones del MUVa, o ‘Diseños experimentales y otras delicias diletantes’, que pudo verse en su momento en las paredes de La Curva. En esta ocasión, Casilda incorporaba un pseudónimo ya utilizado con el colectivo ‘Arañados signos’ que le sirve para enmarcar otro tipo de obras más gamberras, tendentes a la broma. «Esta exposición estaba comisariada por la Sociedad de Diletantes and Partners, nombre que correspondía a mí misma. Fue un guiño a la excesiva importancia concedida al comisariado en relación a la otorgada a los artistas. A modo de broma, las obras tenían títulos en inglés y en la cartela, en vez de medidas reales, figuraban medidas inconmensurables», aclara Casilda.

Más información:

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.