Cesiones

Colegio Constanza Martín, en Valladolid.

Colegio Constanza Martín, en Valladolid.

Los alcaldes y sus equipos de los ayuntamientos de Castilla y León parece que han visto poco mundo… y que no se interesan por lo que hacen sus colegas europeos. No se han dado cuenta de que, en otras ciudades del viejo continente, los ayuntamientos conceden espacios públicos a colectivos sociales y artísticos para que expongan su trabajo o realicen sus actividades. Aquí siguen creyendo que la ciudad es su coto privado aunque, afortunadamente, la tendencia empieza a cambiar.

Por MAGDALENA ALEJO

En mi segundo ‘Paso de gato’, en noviembre del año pasado, hablé de la iniciativa de artes escénicas que hay en Burgos, La Parrala. Un centro que lleva funcionando años dando cabida a todos los grupos teatrales de la ciudad. Diletantes y profesionales aúnan energías para sacar adelante su afición y trabajo, respectivamente, dando a conocer su labor a la ciudad por medio de jornadas, cursos formativos y muestras escénicas. Hay en la misma ciudad otro espacio para los artistas plásticos, Espacio Tangente.

Algo así se quiere realizar en Valladolid, ya era hora, y veremos en qué condiciones, desconocidas por el momento. El colegio Constanza Martín, en el barrio de San Pedro Regalado, ha sido el agraciado con esta iniciativa. Desde hacía tiempo se había hablado de una propuesta de estas características, dado el gran volumen de edificios que hay abandonados en la ciudad y que se podían reutilizar para la cultura. Desde el antiguo matadero, hoy alberga la sala Concha Velasco y el LAVA (Laboratorio de las Artes), a cuarteles militares ya en desuso o colegios de barrios sin escolares a los que atender, muchos han sido los rumores de una sede permanente para las artes escénicas en la ciudad del Pisuerga.

Están por definir las condiciones de la cesión o quiénes serán los nuevos moradores del colegio. Sí se sabe que es un espacio para profesionales pero no solo para miembros de ARTESA, Asociación de Empresas Teatrales de Castilla y León. Ahora, ¿estarán todas?, ¿en qué términos?, ¿por qué ahora accede el Ayuntamiento de Valladolid a esta vieja propuesta reclamada culturalmente por la ciudad?

Es buen momento para desempolvar iniciativas y abrir mente y perspectivas, reciclar y dar uso a las cosas. Algo que se lleva reivindicando desde hace tiempo desde el campo de las artes escénicas, o por algunas compañías al menos, es el uso de nuevos espacios para el teatro, la danza, la música, el arte en general. Esta Comunidad tiene un rico patrimonio que solo se utiliza para pasear por sus piedras con miedo a que se gasten. Lo que los siglos no han tirado que no lo rompa el hombre, faltaba más.

Pero por el contrario asistimos en esta misma ciudad, Valladolid, a la negación por parte del Consistorio de la cesión de otro colegio, el San Juan de la Cruz en el barrio de la Rondilla, para uso socio-educativo por el colectivo Acerca, cuyo objetivo es autogestionar la cultura en la zona. Desde Navidad, donde hubo un intento de ocupación, es el colegio mejor custodiado de la región me atrevo a decir, 24 horas la policía vela por la seguridad de sus paredes caídas. Otro ejemplo, el derrumbe de un edificio en el centro de la ciudad vallisoletana que había sido ocupado, La guardería, para los mismos fines. ¿Cultura de primera y de segunda? ¿Por qué unas iniciativas sí y otras no? ¿Qué juego político hay detrás? Ya sabemos, y a eso nos han acostumbrado algunos políticos, a jugar al ratón y el gato donde son siempre los mismos los que ponen el cascabel.

Gestiones como La Tabacalera de Madrid o el mítico, y ya por desgracia desaparecido Tacheles de Berlín, son claros ejemplos de que se puede autogestionar la cultura y llegar a la ciudadanía desde su implicación. Me consta que las empresas de fuera de ARTESA se han enterado por la prensa de esta posible cesión, un poco feo, digamos.

No importa, el presidente del Gobierno de España también se ha acostumbrado a informar de su agenda a través de los medios de comunicación vía pantalla digital, esto debe ser a lo que se refieren cuando hablan de la nueva era de la información. No debemos sorprendernos de nada.

A la espera de más noticias del Constanza Martín deseo buen uso y mejor disfrute de sus instalaciones por parte de implicados y ajenos. Es el momento de llevar a la práctica lo que las administraciones por ignorancia e inutilidad no han sabido hacer: acercar la cultura, como un derecho de la ciudadanía, desde la autogestión. No la vayamos a (…) ahora.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: