Italia, torniamo all’antico

grillo

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

Pepito Grillo es como se bautizó en España al “grillo parlante” del cuento de Carlo Collodi. Es la conciencia de Pinocho y a diferencia de la requetelinda versión Disney, en el capítulo cuarto del original la marioneta se harta de que le dé la tabarra moral y lo aplasta con un martillo de madera. En el capítulo trece el Grillo regresa y Pinocho sigue sin hacerle caso. A mí siempre me ha parecido que Pinocho es un gilipollas que permanentemente cae de pié.

En Italia, Giuseppe Piero Grillo, más conocido como Beppe Grillo, es un cómico que acaba de tener un inusitado éxito en las elecciones, convirtiéndose –con el 25% de los votos– en la tercera fuerza política, o antipolítica ya que el personaje entronca con los indignados. Su mensaje antisistema y su invocación a la honradez ha conectado con la desesperación de los jóvenes y no tan jóvenes parados y sus familias. Todo ello aromatizado con algo de euroescepticismo y un inextinguible odio al euro. Grillo aboga porque los ciudadanos tengan la última palabra y que 50.000 personas puedan determinar que una ley deba ser discutida en el Parlamento. Eligió a sus candidatos a través de internet, entre personas pertenecientes a todos los sectores laborales, amas de casa, estudiantes, parados, pero ningún político de profesión. Ya veremos si al Grillo sus diputados y senadores no le salen rana.

Hasta ahora lo más sonado del humorista Grillo fue la idea del V-Day (Vaffanculo Day) vinculado a una triple referencia: el día D o desembarco en Normandía de los Aliados (por la irrupción de los suyos), la película V for Vendetta (por la renovación política) y la interjección italiana vaffanculo (literalmente, “vete a tomar por el culo”).

Con la aparición de la “conciencia” de Grillo, el previsible batacazo de Monti tras su papel de perrito faldero de Merkel y la inexplicable resurrección de Pinocho Berlusconi, Italia vuelve a su antigua ingobernabilidad. El problema no es si Italia puede vivir en permanente inestabilidad, eso está demostrado, la cuestión es si Europa puede sobrevivir con uno de sus destacados miembros jugando a romper la baraja.

Aquí, en Camelot, esperamos que Grillo llegue a formar parte del Gobierno italiano y así se verá qué es lo que saben hacer los antisistema cuando se ven obligados a dejar de ladrar y tienen que empezar a morder.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .