El día que Hulk no contenga su furia

mashupsuperheroePor ANTONIO BERMEJO PORTO

Ayer vi Los Vengadores, una película de 2012 que enlaza varias cintas de superhéroes de la Marvel como Iron Man (2008), El Increíble Hulk (2008), Iron Man 2 (2010), Thor (2011) y Capitán América: el primer vengador (2011). En ella, oscuros políticos bien trajeados, que se comunican con sus súbditos por videoconferencia, han desarrollado superarmas, alertando a seres de otros planetas que –prefiriendo prevenir antes que curar– deciden aniquilar al género humano. Los aliens son una especie de orcos con lanzas-láser a los que valientemente se enfrentan el rubio y repeinado Capitán América (un resto de los marines que liquidaron a los nazis) Iron Man (un genio multimillonario que representa al capitalismo bondadoso) Thor (el guaperas rubio del martillito dando el toque mitológico) la agente Romanov (una James Bond con los turgentes labios de Scarlett Ingrid Elena Johansson) y el bueno del Doctor Banner (Hulk, cada vez que se enfada), que como buenos héroes, desobedecen a los políticos corruptos, capaces de lanzar un misil nuclear sobre Manhattan antes que correr riesgos.

El anticuado Capitán América no vuela, Iron Man y Thor vuelan y le pegan fuego y rayos a todo lo que se mueve, Scarlett Johansson está guapísima, es lista como un lince y también reparte estera, pero quien lo borda es Hulk, el resultado de un experimento militar con radioactividad que buscaba crear el Súper-Soldado.

El Doctor Banner es un tímido científico que me hizo pensar en el contribuyente. Al igual que el ciudadano medio en estos tiempos, vive en un permanente estado de ira que casi siempre es capaz de contener con éxito. Pero cuando se enfurece, le sale un tipo verde de cuatro metros de alto por tres de ancho que no vuela, pero salta edificios y atrapa aviones en el aire, es invulnerable y arrasa con todo lo que se le pone por delante mientras frunce el ceño, enseña los dientes, gruñe y aprieta unos puños como mesas-camilla. Después tiende a disculparse, pero cuando lo hace ya han barrido.

En el Planeta Tierra, sin necesidad de contar con refuerzos alienígenas, hay un buen montón de súper-villanos que impunemente se están enriqueciendo ebrios de poder. Los marines del Capitán han perdido gran parte de su musculatura, Thor y el Capitalismo bondadoso son entes de ficción, la agente Romanov es una mercenaria, pero Hulk existe en las otras masas humilladas y ofendidas. Y sobre su anónimo rostro comienza a vislumbrarse una sombra verde.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .