Aquel mayo del 68

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por TOÑO MORALA

Se ha hablado y escrito tanto sobre aquel mayo del 68, que uno tiene la sensación de no decir nada nuevo; sin embargo, siempre hay que recordar aquella revolución tan comprometida y acertada en unos tiempos muy convulsos y sin apenas justicia social. Cuarenta y cinco años han pasado desde aquellas rebeliones contra lo establecido y sus culpables; contra el poder de las armas y sus lacayos, y contra gobiernos dictatoriales e inhumanos. Más que escribir sobre fechas y de la propia semilla que engendró aquella revolución, intentaré escribir sobre la falta de ese mayo en nuestros días tan vacíos y sumisos a un neoliberalismo que supo hacer los malos deberes en contra de la gran mayoría, y que se ha encontrado sin apenas resistencia. El propio sistema ha sido capaz de hacer sumisos a coste cero. Las mentiras del capitalismo no hace falta mencionarlas; están en los números. Cada día más pobreza, y los de siempre más ricos y con más poder. Como elemento a estudiar, aquel mayo del 68 fue la chispa para que en otras ciudades y países la gente dejara de lado el miedo, y se enfrentara a los gobiernos de turno en busca de mejoras de todo tipo. Esa ruptura engendró y recorrió la historia de la humanidad desde el anarquismo (libertad), el socialismo (justicia) y el comunismo (igualdad). Además esa explosión juvenil trajo algo muy especial en aquellos años. Esa lucha ayudó, y mucho, a que los seres humanos lucháramos por algo común, por algo que nos pertenecía y que teníamos la sensación de que nos lo habían quitado, robado; esa comunicación entre la gente para llegar a las conclusiones vitales de vida y resistencia. A esa unión entre obreros y estudiantes, a esa lucha por el bien común desde una perspectiva nada histórica, el tiempo y las malas prácticas del capital las ha quitado del medio en su afán por eliminar cualquier atisbo de revolución en la vieja Europa, esa misma que se muere y se desangra sin que nadie haga algo.

Aquel mayo del 68 fue quizás la primera revolución mundial de la historia. Recordada por los conocidos episodios de París, su impacto sacudió el planeta desde México hasta Japón, desde las aulas de las universidades hasta las fábricas y las periferias obreras de las principales ciudades industriales. Sin la nostalgia a la que seguro algunos intentarán llegar, aquel mayo del 68 forjó la lucha contra el poder. El 68, los años setenta, las huelgas obreras, los motines en las fábricas, la contracultura, el nacimiento del movimiento gay, el feminismo radical, las luchas por las libertades… quedaron implantadas; pero los resultados sociales se han ido perdiendo a lo largo de los años, y más en esta etapa de crisis y no solo económica. Más importantes son las crisis del pensamiento y de ideales. Uno desea que vuelvan  muchos mayos del 68, pero también sé que tengo que ser el primero en hacer la revolución en mi pensamiento, salir a la calle y pedir y exigir un cambio en el orden mundial, para que todo ser vivo pueda vivir con dignidad y morir con una amplia sonrisa entre los labios.

  1. Ignacio Fernández

    De todas maneras, tampoco conviene olvidar que acto seguido ganó De Gaulle las elecciones. Algo debió salir mal, supongo.

  2. Como aquí, que después de todo aquello del 15-M llegaron las elecciones y ¿quién ganó?… Rajoy y sus secuaces. Son cosas a estudiar, sí…

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: