‘Los hombres no vuelan tanto como los pájaros’

Gonzalo de Miguel Villa, en La Casona de la Fundación Carriegos.
Gonzalo de Miguel Villa, en La Casona de la Fundación Carriegos.

Por LUISA TRASEIRA

Actualmente la Casona de la Fundación Carriegos acoge, en León, una exposición panorámica del universo creativo de Gonzalo de Miguel Villa (Valladolid, 1980), estructurada en torno a la relación del espíritu humano con la idea del pájaro. Toma su título de un corto de video-animación premiado con la Mención de honor San Marcos 2011 y exhibido en el Centro de arte Da2 de Salamanca.

Gonzalo de Miguel utiliza la imagen del  pájaro como representación de la idea de libertad y del espíritu creador que busca salir, huir, escapar de un nido barroco y absorbente –a veces formado por otros seres humanos, imagen de una sociedad coercitiva–, que incansablemente repite su intento como un Ícaro reincidente, atrapado en un bucle, en una visión nihilista de devenir constante, impelido a deshacerse de las ideas preconcebidas para dar paso a una vida con todas las opciones abiertas.

Con un mundo estético cercano a las video-creaciones de artistas como Piort Dumala o William Kentridge, Gonzalo de Miguel realiza sus video-animaciones con dibujos sencillos alejados de la belleza formal, de escasa paleta –blanco y negro… ocre–, que responden a un  rápido impulso creador, con la apariencia de un croquis. Sin ningún texto que apoye la historia, sólo música y algún gorjeo, consigue una obra de gran complejidad conceptual, como se aprecia en los loops que se muestran en la sala –Amanecer, Afila nidos y Aprendizaje de vuelo– y tintes surrealistas y dadá, como el hombre-jaula cuyas manos se convierten en pájaros de El círculo de Giotto, video formado por 711 dibujos en paleta digital.

Esculturas, grabados y pintura completan esta muestra. Algunos son objetos cotidianos reencontrados y reutilizados por el artista, que configuran la base de su obra escultórica, en la estela del ready-made de Duchamp, que entronca hoy día con la idea de reciclaje, tan necesaria para construir un mundo creativo rico, híbrido, ecléctico. Así, el soporte físico de sus video-animaciones cobra carácter de escultura al igual que sus ensamblajes –serie Construcción,  El pájaro desnudo…– reconstruyendo esa voluntad del arte postmoderno por regresar a la obra de arte-objeto, al arte por el arte, a la imagen plástica del objeto reciclado, metamorfoseado.

En su obra plástica topamos pinturas figurativas de amplia gama cromática, con textos herederos de los graffiti y elementos encontrados, en un lenguaje cercano al neoexpresionismo, sin rechazar la abstracción o el acercamiento a la geometría y el constructivismo, como en los dibujos de la serie Nidos.

  • Los hombres no vuelan tanto como los pájaros, exposición de Gonzalo de Miguel Villa, puede visitarse en La Casona de la Fundación Carriegos (C/ Suero de Quiñones, León) hasta el 27 de septiembre.

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .