A la sombra de Lope

"El caballero de Olmedo", de Secuencia 3; una de las obras que se ha representado en el festival Olmedo Clásico.

“El caballero de Olmedo”, de Secuencia 3; una de las obras que se ha representado en el festival Olmedo Clásico.

Por ANTONIO A. RODRÍGUEZ

Por momentos uno duda, verifica su certeza y con ello la seguridad de que lo que ve es realmente cierto, esos días han llegado, Olmedo recupera, más bien se alza henchido sobre la tiranía del cielo en los meses veraniegos, sobre las tierras de Castilla, no importa el calor asfixiante, no importa el aire seco o cargado de canícula, ahí está un pueblo que se inicia como si fuera al borde del mar, de toda la magia mediterránea, gente por las calles, gente en los bares, gente en las terrazas, en las plazas, en los comercios….vida, la vida del verano, de la gente extraña, de la gente exótica,  de la gente rara dicen otros, es igual al fin y al cabo todo es la resultante de un prodigio: ¡el teatro!

—¿Qué pasa?, dice un recién llegado a la bulliciosa terraza.

—Nada, ¿qué va a pasar? El teatro ¡que no te enteras!

—Pues da gusto, cómo cambia el pueblo, no es necesario irse fuera para sentir que se está de vacaciones…

Es cierto, el sentimiento general es ese, puedes ser o no parte del público que vive el teatro, pero lo seguro es que éste llega al fin a todo vecino y visitante, de una manera u otra ese veneno satura el aire que nos envuelve, los unos por afición, los otros por defecto, el que lo ignora vive la calle previamente engalanada por gentes, por ambientes diferentes, así queda contaminado. El que lo vive poco tiene que sentir que no sepa con egoísta alevosía, y uno piensa que al fin ese es uno de los objetivos finales, llegar a todo el público, modificar visiones, sentimientos…

—¿Por qué  están estos maniquíes expuestos?

—Son parte de las obras que se han representado, o de los grupos, no lo tengo por seguro, pero se lo han cedido a los vecinos para una exposición al aire libre, para…

—(Le corta) Pues quedan de cine, o no, mejor, ¡de Teatro!  Dan al pueblo un toque festivo, diferente, como si fuese un museo… de clase.

—Lógico, estamos en el octavo certamen Olmedo Clásico, todo lo que ves es teatro, la gente que viene a los cursos y clases magistrales de actores y directores, las charlas y coloquios más eruditos, aunque también accesibles a todo el público… a las que también puedes ir tú si quieres…

—Quizá; mi prima desde que está esto, incluso ha empezado a leer los clásicos, que mira que a mí siempre me parecieron un tostón, está encantada…

—¿Pero has ido alguna vez a la corrala? ¿Has visto cómo son las obras de los clásicos de verdad?

—Pues… fui una vez y me gustó, de hecho no parecía ni clásico.

—Pues, eso, ¡eso es! (replica exultante).  En el clásico hay cabida para todo, clásico, conceptual, moderno, atrevido, contemporáneo, musical, incluso lo más inverosímil… solo tienes que utilizar la imaginación y vivirlo… ¡es universal!

Esta conversación que pudo ocurrir en cualquier punto de la villa, sucedió o no, pero sí es cierto que de existir fue únicamente fruto del conjunto de eventos teatrales en Olmedo. La gente va a los espectáculos, se suceden conversaciones y tertulias espontáneas bajo la fecundidad de estos, incluso algunas ya se han instaurado y consolidado año tras año como “Las tertulias del costipao”, donde un grupo heterogéneo y bajo una afición común se dedica a diseccionar y analizar lo visto y sentido, las interpretaciones e intenciones, provocando a su vez que la gente próxima opine y replique, y poco a poco a modo de pandemia se va extendiendo lentamente. La gente va adquiriendo cultura teatral y literaria, se habla de ello, se lee sobre ello. Pero lo más increíble es cuando se va a la corrala y ves a gente, a todo tipo de gente, esos vecinos que jamás creerías que irían al teatro… Y allí están, disfrutando, compartiendo una ilusión, un sueño… poco a poco, como en una fragua, el metal va transformándose, así se están transformando las gentes de Olmedo.

—Joder, pues da gusto cómo está el pueblo, ¡hay vida! Y ¿hasta cuándo dura?

—Son solamente diez días— responden.

—Pues podía durar todo el año, ¡da alegría vivir el pueblo así!

Ciertamente, por razones que todos sabemos, crisis, presupuestos…etc.,  este tipo de eventos son de vida corta, pero una vez que el público ya es consciente de su existencia y calidad, de que es cultura y divertimento, bien podría alargarse, multiplicarse… pero ¿cómo? Decisión harto complicada… bien haciendo que el pueblo se sienta protagonista con teatralizaciones populares como las próximas de agosto, donde todas las asociaciones culturales participan, bien haciendo intercambios entre comunidades, o por medio de protocolos interprofesionales entre especialistas del sector, ¡no sé! Pero superados esos recelos, a veces egoístas, se evitaría que en zonas próximas se superpusieran eventos en la misma fecha (darían así más accesibilidad al público), se evitaría la duplicidad de programaciones que se pisan unas a otras aunque sean de naturaleza desigual. Y está claro que Olmedo, a la sombra de Lope, podría programar otro tipo de eventos como concursos de interpretación, puestas en escena de tipo infantil donde estos fueran los protagonistas, teatro de calle, noches con Don Alonso o Don Lope… suponemos que los programadores todo lo tienen en cuenta y han de hacer sus encajes, difíciles a buen seguro… Y evidentemente, las  voluntades políticas, no ya económicas, sino partidistas que lo frenan habrían de ser superadas. Quizá alguna de estas ideas sirviera o no, pero debería de ser objeto de reflexión ya que su destino es el bien de interés general, cultura más a menudo… pues lo cierto es que contra el fútbol nada se puede hacer…

Está claro que el teatro es un ente vivo que todo lo toca, porque toca la imaginación de cada uno, y si vivo está no solo hay que mantenerlo, hay que alimentarlo.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: