Las calabazas gigantes y solidarias de Miguel Yuma

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El berciano Miguel Yuma ha conseguido mejorar su cosecha de calabazas con respecto al año pasado, logrando cultivar dos ejemplares de 304 y 424 kilos de peso: “En el escalafón nacional han quedado en tercer lugar, que no es moco de pavo, superando a los catalanes y aragoneses que, en esto de las calabazas, venían siendo líderes porque tienen mucha más tradición”, advierte el hortelano.

Pero estas calabazas gigantes sirven para mucho más que para presumir, ya que han sido donadas por Yuma a la ONG Banco de Alimentos del Sil, tal y como hizo el pasado año con su primera calabaza gigante —que cultivó con mucha paciencia y mimo durante tres meses y cuyo resultado fue un ejemplar de 281 kilos y más de 3,75 metros–. El Banco de Alimentos del Sil las distribuirá entre los habitantes de la comarca berciana en porciones por un precio simbólico, y los beneficios se reinvertirán en el propio Banco de Alimentos.

Miguel Yuma tiene su huerta en Espinareda de Vegapara. Así contaba el año pasado su primera hazaña el periodista David Rubio:

Apasionado de su huerta, Yuma descubrió en internet a un personaje tan curioso o más que él: “Se llama Javier Papaseit, es catalán de Gavá, jardinero profesional y lleva años intentando conseguir la calabaza más grande del mundo. Incluso ha viajado a California por semillas. Supe que iba a Navarra a una feria y allí me presenté para conocerlo”.

A finales de abril, las semillas germinaron. Con las creadas por Papaseit, denominadas ‘Javihak’, y con las que trajo de Estados Unidos, de nombre ‘Ureña’, y con nocturnidad, este berciano nacido en Veguellina de Órbigo realizó una peculiar polinización y creó lo que, con permiso de la genética, se podría definir como su propia línea de calabaza, “la calabaza Yuma”. El 26 de mayo puso dos plantas en la tierra. Tras muchos cuidados para evitar que se pudrieran por abajo y se quemaran por arriba, una de ellas, tardía, llegó a los 127 kilos. La otra fue arrancada ayer por la mañana y trasladada “con la ayuda de Miguel y Felipe” hasta El Espino, en cuya feria de cada primero de mes fue pesada y medida públicamente. El metro marcó 3,75 metros de diámetro y la romana 281 kilos de peso. “Creo que es la mayor de las que ha habido nunca en toda esta zona, al menos en Galicia y León”, dice.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: